miércoles, 6 de julio de 2016

así vende esclavas sexuales el Estado Islámico por WhatsApp

PUBLICIDAD
El aviso en árabe es espeluznante: "Virgen. Hermosa. De 12 años… Su precio ya está en USD 12.500 y será vendida pronto".



La publicidad, junto con otras de gatitos y armas, apareció en una aplicación encriptada y fue enviada a la agencia AP por un activista de la comunidad yazidi de Irak, que trata de liberar a unas 3.000 mujeres y niñas que se cree están siendo retenidas como esclavas sexuales por extremistas del Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés).


A medida que ISIS es expulsado de una ciudad tras otras en el califato que ha creado, aumenta su control sobre sus cautivas, internando a las mujeres yazidis en su territorio y vendiéndolas como esclavas en populares aplicaciones encriptadas como Telegram y WhatsApp.

El grupo cuenta con un banco de datos con las fotos de las cautivas y los nombres de sus propietarios para evitar que escapen. Y asesina a quienes tratan de rescatarlas.

Miles de yazidis kurdos fueron tomados prisioneros y miles más fueron asesinados cuando los combatientes del ISIS ocuparon sus pueblos del norte de Irak en agosto de 2014. Desde entonces las mujeres yazidi capturadas han sido forzadas a trabajar como esclavas sexuales.

Se ha informado que 2.554 de ellas fueron liberadas por contrabandistas. Hacia mayo el ritmo de liberaciones había disminuido mucho y solo 39 habían sido rescatadas en las seis semanas previas, según cifras del gobierno regional kurdo.

Lamiya Aji Bashar trató de escaparse cuatro veces antes de lograrlo finalmente con la ayuda de un contrabandista en marzo. La fuga fue una odisea, ya que fue perseguida por combatientes del ISIS. Dos niñas que escaparon con ella murieron al estallar una mina terrestre. Lamiya perdió la vista en el ojo derecho a raíz de la explosión, que le dejó grandes cicatrices en el rostro.


Lamiya Aji Bashar, una joven yazidí de 18 años que perdió un ojo al escapar del grupo yihadista (AP)
Hablando desde una cama en la casa de su tío en Baadre, pueblo del norte de Irak, la muchacha de 18 años le dijo a AP que, a pesar de haber quedado desfigurada, no se arrepiente de haber emprendido la arriesgada fuga.

"Incluso si perdía la vista en ambos ojos, hubiera valido la pena, porque sobreviví", expresó.
Los yazidi están en la mira del ISIS porque tienen creencias antiguas que combinan elementos del islamismo, el cristianismo y el zoroastrismo, y los extremistas suníes los consideran infieles. Se calcula que la población yazidi era de 500.000 personas antes de la guerra. No se sabe cuántos hay hoy.

La AP consiguió fotos de 48 cautivas, suministradas por una mujer que logró escapar. Da la impresión de que son las mismas tomas del banco de datos usado para impedir que las cautivas pasen puestos de control o para promover su venta mediante aplicaciones.

Mirza Danai, fundadora de una agrupación germano-iraquí de ayuda llamada Luftbruckek Irak, dijo que el banco de datos trata a las mujeres como si fuesen una mercadería.

En un chat de WhatsApp, un militante ofrece mujeres y niños para su explotación (AP)
"Registran a cada esclava, cada persona con el nombre de su dueño. Si la mujer se escapa, todos los servicios de seguridad y los puestos de control son informados", dijo Danai.

Las fotos obtenidas por AP muestran niñas que lucen ropas finas, algunas de ellas muy maquilladas. Miran sombríamente hacia la cámara. Algunas recién ingresan a la adolescencia. Ninguna parece mayor de 30 años.

Nazdar Murat figura entre ellas. Tenía 16 años cuando fue secuestrada junto con otras dos docenas de mujeres que se habían escapado de su pueblo en la región iraquí de Sinjar cuando el ISIS tomó el control de la zona.

La madre, Nouri Murat, dijo en un centro para personas desplazadas en el norte de Irak que Nazdar pudo llamarla una vez, hacía seis meses.

"Hablamos unos pocos segundos. Dijo que estaba en Mosul", expresó Murat, aludiendo a la segunda ciudad más grande de Irak. "Cada vez que alguien regresa, le preguntamos qué le pasó y nadie sabe nada de ella. Hay quienes dicen que se suicidó". Ella no sabe si creerles o no.

Nuri Murat, una mujer yazidí que sufrió el asesinato de su esposo y el secuestro de su hija (AP)
Hussein Koro al-Qaidi, director de un comité de asistencia a los yazidi de la ciudad de Dahuk, en el norte de Irak, dijo que nadie ayuda a esa comunidad. Y se están quedando sin dinero para pagar a contrabandistas o para rescates, según el gobierno kurdo y organizaciones que tratan de salvar a las mujeres.

"Ni el gobierno iraquí, ni las organizaciones caritativas internacionales ni ningún otro país nos están ayudando a salvar a las niñas yazidi", dijo al-Qaidi.

Las fotos contrabandeadas ofrecen a las familias de las muchachas la esperanza de que tal vez las vuelvan a ver. Pero también son usadas por ISIS para venderlas en Telegram e incluso en WhatsApp y Facebook, de acuerdo con un activista conocido como Alan que está documentando las transacciones.

El activista, que usa el seudónimo por temor a ser atacado por extremistas, le mostró a la AP las negociaciones en torno a las muchachas llevadas a cabo en conversaciones privadas, que no pueden ser vistas por nadie más.

Tanto WhatsApp como Telegram usan un sistema de encriptado para proteger la privacidad de los usuarios y dicen que ni ellos mismos tienen acceso a sus conversaciones.

"Telegram es muy popular en el Medio Oriente, entre otras regiones", dijo el vocero de la compañía, Markus Ra: "Lamentablemente, esto incluye tanto elementos marginales como las grandes masas que acatan las leyes". Aseguró que la empresa hace todo lo posible por evitar abusos y que rutinariamente elimina canales públicos usados por ISIS.

Ropas usadas por las mujeres esclavizadas (AP)
Además del posting de la niña de 12 años en un grupo con cientos de miembros, la AP pudo ver un aviso en WhatsApp que ofrecía a una mujer con sus hijos de tres años y siete meses, con un costo de USD 3.700. "Ella quiere que su dueño la venda", dice el posting, que va acompañado de una foto.
Las posibilidades de que las mujeres sean rescatadas disminuyen con cada día que pasa. Por más que el Estado Islámico se haya tenido que ir de Ramadi y Faluya, no hay rastros de las muchachas.
Y el atribulado gobierno regional kurdo demora los reembolsos a las familias que pagaron a coyotes o rescates, de acuerdo con Andrew Slater, de la organización de ayuda a las yazidi Yazda.

"Cada vez hay menos rescates y van a cesar. La gente se está quedando sin dinero. Tengo decenas de familias que deben decenas de miles de dólares", dijo Slater. "Quedan miles de mujeres y niñas en cautiverio y se hace cada vez más difícil rescatarlas".

Fuente: Infobae.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook