domingo, 17 de julio de 2016

Fanta, el refresco creado en la Alemania nazi

PUBLICIDAD



Fanta, el refresco creado en la Alemania nazi



Esta popular bebida nació durante la Segunda Guerra Mundial en el Tercer Reich después de que Coca-Cola cortara el suministro al país germano


Muchas marcas son conocidas por haber colaborado con Alemania durante la Segunda Guerra Mundial o por haber sido creadas en los turbulentos años en los que los seguidores de Hitler estuvieron en el poder. Sin embargo, uno de los casos más curiosos, junto con el de la popular firma de ropa Hugo Boss, es el de Fanta. Y es que, este conocido refresco nació durante el régimen nazi como respuesta al abrumador monopolio de Coca-Cola.[Pincha aquí para ver cómo ha cambiado la Coca-Cola a lo largo de la historia].

La producción de esta bebida, que cuenta con millones de clientes a nivel mundial, se remonta a 1942. Ese año Alemania ya había iniciado la conocida como «Operación Barbarroja», mediante la que los nacionalsocialistas pretendían conquistar la Unión Soviética. En cambio, y en contra de sus planes, fueron detenidos por el ejército rojo.

Los problemas de los nazis comenzaban a ser cada vez más graves, y, justo en ese momento, surgió otra complicación: Coca-Cola decidió dejar de enviar el jarabe con el que se fabricaba su bebida a los germanos, según explica el historiador y periodista Jesús Hernández en su libro «Historias asombrosas de la Segunda Guerra Mundial» (el cual presenta en su blog personal).
Coca-Cola en la Alemania nazi

Y es que, en contra de lo que pueda parecer, los alemanes eran grandes seguidores de este refresco nacido en EE.UU. «Antes de que estallase la Segunda Guerra Mundial, en Alemania se vendían cerca de cinco millones de botellas de Coca-Cola anuales, producidas en las 43 fábricas que la marca poseía en el país» explica Hernández.

Sin embargo, y curiosamente, desde que este refresco llegó a Alemania en 1930, Coca-Cola había apostado por presentarse como una marca local que únicamente existía en este país. De esta forma, se aseguraban un mayor número de ventas en un territorio en el que los productos propios eran mejor considerados. «Por ejemplo, los prisioneros germanos que serían trasladados durante la contienda a Estados Unidos se sorprendían de que allí se vendiese también esa bebida» determina el historiador.
Goering intentó nacionalizar Coca-Cola sin éxito
Así, y desde su llegada a Alemania hasta el inicio de la guerra, Coca-Cola estuvo presente de forma masiva en el país a través de su filial germana «Coca-Cola GmbH». De hecho, esta bebida era tan vendida que incluso Hermann Goering (mano derecha de Hitler y comandante de la fuerza aérea nazi) favoreció la expansión de la compañía, aunque con un curioso propósito: «Su objetivo final era nacionalizar la empresa y apropiarse de la fórmula que posibilitaba su fabricación», afirma Hernández.

El problema llegó en diciembre de 1941, cuando los EE.UU entraron en la guerra, ya que las relaciones entre Coca-Cola GmbH y la empresa madre se cortaron. «Los empresarios alemanes dueños de las embotelladoras -entre ellos Max Schmeling, el campeón mundial de boxeo- se encontraron con la imposibilidad de seguir fabricando la bebida. Así pues, el director de Coca-Cola GmbH, Max Keith, quien ocupaba el cargo desde 1938, decidió crear una nueva bebida que permitiera rentabilizar las costosas instalaciones y continuar así con el negocio» sentencia el experto.
Nace Fanta

Según explica Hernández, en ese momento comenzaron las pruebas para crear un nuevo refresco que, al menos, alcanzara unas ventas similares a las de Coca-Cola. Tras varios intentos se consiguió obtener finalmente una bebida con sabor a fruta creada con productos excedentes. «La fórmula era variable, puesto que dependía de las existencias que hubiera en cada momento, pero el brebaje solía contener fruta, pulpa de manzana empleada en la fabricación de sidra, subproductos de la industria del queso, y endulzado todo ello con sacarina y un pequeño porcentaje de azúcar» concreta el historiador.
El nombre proviene de «fantasie» (fantasía en alemán)
Pero aún faltaba el nombre. «Según Max Keith, debía ser impactante y fácil de recordar» establece Hernández. Finalmente, el director propuso un concurso entre sus empleados para decidir como llamar al refresco. «Joe Knipp, un veterano vendedor, reflexionó sobre las indicaciones de Keith, que les había propuesto que dejaran volar su imaginación y fantasía para encontrar el nombre adecuado, y propuso el de ‘Fanta’, derivándolo de la palabra Fantasie (fantasía en alemán)» sentencia. La idea cautivó a los directivos. La Fanta acaba de salir al mercado.

«La marca quedó registrada, se creó una botella de diseño exclusivo y la maquinaria de venta se puso de nuevo en marcha» determina Hernández. A su vez, y por temor a que los potenciales clientes no confiaran demasiado en esta nueva bebida por no ser aún una marca conocida, se recurrió a una curiosa solución. «Se decidió incluir la frase ‘es un producto de Coca-Cola GmbH’, como garantía de calidad» sentencia el historiador.

El nuevo refresco fue un éxito rotundo y en 1943 se vendieron tres millones de botellas, sólo dos millones menos que de Coca Cola en años anteriores. Sin embargo, y según Hernández, las cifras podían estar algo falseadas, pues la población compraba Fanta para «endulzar las infusiones» debido a que el racionamiento de azúcar era extremo entre los alemanes. En cualquier caso, había nacido una nueva bebida, y lo había hecho bajo el régimen nazi.
¿Colaboración?

A pesar del gran éxito del refresco creado por Max Keith, siempre se tuvo la duda de si este empresario y visionario colaboraba o no con el régimen nazi. Y es que, por un lado, nunca se mostró partidario de Hitler, pero, por otro, Alemania le encomendó la dirección de las diferentes delegaciones de Coca-Cola en los países ocupados.
Finalmente se desestimó que Fanta hubiera ayudado a los nazis
De hecho, esta duda se mantuvo hasta el final de la guerra. «En la sede central de la compañía, en la ciudad norteamericana de Atlanta, tampoco sabían si Keith trabajaba para los nazis o se limitaba a mantener la producción de las fábricas de Coca-Cola por lealtad a la empresa» sentencia Hernández en su libro.

Lo que, según el historiador, si se sabe es que Keith se ofreció a ayudar a la población que había sufrido bombardeos transportando agua potable con sus camiones de reparto. Además, al final el directivo tuvo poco que agradecer a británicos y americanos, pues las 43 fábricas de Fanta que existían en Alemania fueron bombardeadas hasta su destrucción por aviones aliados.

Tras el final de la guerra, Coca-Cola decidió investigar el posible colaboracionismo con el régimen nazi de Keith. «La compañía comprobó que el antiguo responsable de la compañía no había apoyado al régimen y que incluso había llevado a cabo acciones encaminadas a proteger a algunos empleados que estaban en el punto de mira de la Gestapo» destaca Jesús Hernández.

«En medio de un país en ruinas, se reinició casi de inmediato la fabricación de Coca-Cola, así como la de Fanta, cambiando en este caso los precarios ingredientes que se habían utilizado hasta el momento» sentencia el periodista. A finales de los 60 Coca-Cola compró Fanta e inició la exportación a EE.UU. Y es que, los vencedores estaban ansiosos de que sus compatriotas probaran este original refresco, el cual había nacido gracias a que ellos, un día de 1941, dejaron de exportar jarabe de Coca-Cola a Alemania.
ABC es

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook