miércoles, 13 de julio de 2016

La Unesco quiere "borrar" el Muro de los Lamentos del judaísmo

PUBLICIDAD


La Unesco quiere "borrar" el Muro de los Lamentos del judaísmo



En una propuesto insólita hecho por países árabes, el organismo está a punto de votar una consideración para que el sitio más sagrado de esa religión pase a ser un símbolo del islamismo




En una carta abierta a la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), el director general del Ministerio de Exteriores de Israel, Dore Gold, denuncio  que el referido organismo “deliberadamente ignora la conexión histórica entre el pueblo judío y su capital ancestral”, Jerusalén, así como los lazos que unen al cristianismo con la Ciudad Santa.



El escrito de Gold alude a un borrador de resolución pergeñado por los palestinos que pretende instar a Israel a retirarse completamente de su capital y en el que se hace referencia al Muro de los Lamentos por su nombre en árabe y se habla del Monte del Templo sólo como lugar de culto para los musulmanes.

Hacia fines de esta semana en Estambul, el Muro de los Lamentos podría dejar de formar parte de lo más íntimo de la tradición y religión judía y pasar a ser un elemento más de la cultura islámica, si el comité que define los Patrimonios de la Humanidad reunido en la capital turca así lo decide.

Si bien esta moción no figura entre las que deberían tratarse, lo cierto es que el lobby árabe siempre logra filtrar sobre el final de las maratónicas sesiones sus intereses. Cuentan con un antecedente, además, que les juega a favor. En abril pasado Argelia, Egipto, Kuwait, Marruecos, Túnez y los Emiratos Árabes Unidos consiguieron que el mismo organismo publicara una resolución en la que desestima todo vínculo del Muro de los Lamentos con el judaísmo.

Pero la resolución no sólo busca desjudeizar los lugares claves de esta religión en Medio Oriente, sino además acusar al Estado de Israel de "colocar tumbas falsas en cementerios musulmanes" y "convertir continuamente restos arqueológicos islámicos y bizantinos en supuestos baños de rituales o en lugares de oración judíos".

Shimon Samuels, director de Relaciones Internacionales del Centro Simon Wiesenthal para Europa, comparó el documento votado en abril con la recurrente destrucción de monumentos milenarios que comete el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés). "La resolución palestina contra el judaísmo no es diferente de la destrucción del patrimonio que hace ISIS", indicó el ejecutivo.

El Muro de los Lamentos es el lugar más sagrado del judaísmo en la actualidad por ser el único vestigio del Templo de Jerusalén (o Templo de Salomón) tras la destrucción ordenada por el emperador Tito. Cuando las legiones cumplieron con el mandato del romano, sólo una parte del edificio quedó en pie. El dueño de los destinos del mundo en aquel entonces permitió que ese muro quedara tal cual está ahora para que los judíos recordaran el poderío de Roma.
Para el pueblo judío, en cambio, que esa pared se mantuviera en pie es un símbolo de la promesa de Dios, según la cual al menos una parte delTemplo se mantendría firme. El Templo de Salomón fue levantado hace más de tres mil años y soportó innumerables ataques. Incluso el más reciente.

El Sol

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook