lunes, 29 de agosto de 2016

El significado de los Sueños

PUBLICIDAD







Quique tuvo el mismo sueño tres noches seguidas y estaba muy consternado. La esposa le preguntó qué le pasaba a lo que respondió que tuvo un sueño recurrente muy preocupante.


“¿Con qué soñaste?” preguntó la mujer.

“No puedo decir,” dijo el esposo.

“¿Por qué no?” preguntó.

“Porque sería blasfemia,” respondió.

Pasaron los días y finalmente le reveló el contenido de sus sueños. “Soñé con que D-os había muerto,” dijo con trepidación. “¿No es preocupante?”

“Los sueños son producto de nuestros pensamientos. Debes haber pensado en eso durante el día y por eso lo soñaste de noche.. No te preocupes,” le aseguró la mujer.

“El tema es que hace años que no pienso en D-os…”



¿Qué significado tienen los sueños? ¿Son vaticinios del futuro o simplemente productos de nuestra imaginación? Veamos algo sobre este tema tan fascinante.

Dijo Rabí Shmuel bar Najmeini en nombre de Rabí Ionatan: Sólo se le muestra a uno en sus sueños de lo que pensó durante el día (Talmud, Berajot 55b).

El Talmud (Berajot, 56a) trae dos historias interesantes al respecto. Una de ellas:

Le dijo el rey de Persia a Shmuel: Dicen que los uds. son muy sabios. Dígame ¿con qué voy a soñar?

Contestó Shmuel: Verá que vinieron los romanos, lo llevaron cautivo y lo obligaron a moler semillas de dátiles en un molino de oro.

Concluye el Talmud: Lo pensó durante todo el día y de noche soñó con eso.



Interpretación de los Sueños

Encontramos, no obstante, otras opiniones al respecto:

Dijo Rav Jisda (Talmud, Berajot, 55a): Un sueño sin interpretar es como una carta sin leer. (O sea, el significado del sueño depende de su interpretación.)

También dijo: Ni el sueño bueno se cumple totalmente ni el sueño malo se cumple totalmente. Una pesadilla es mejor que un sueño positivo (Porque lleva a la persona a hacer Teshuvá. (Rashi, ibid)).

Dijo Rabí Iojanan en nombre de Rabí Shimón bar Iojai (Talmud, Berajot, ibid): Así como no hay trigo sin paja, de la misma manera no hay sueños sin pavadas.

Dijo Rabí Levi (Talmud, Berajot 55b): Uno debe esperar hasta veintidos años para que se cumpla un sueño positivo.

Dijo Rav Huna (ibid): a una persona justa le muestran un sueño malo y a una persona mala le muestran un sueño positivo. Rashi explica que la razón es porque el sufrimiento que causa el sueño malo que le muestran a la persona buena lo libera del sufrimiento en el mundo venidero, mientras que la alegría que el sueño positivo le causa a la persona mala lo descuentan de la recompensa en el mundo venidero.

El Talmud cuenta cómo hacer para neutralizar un sueño cuyo contenido le preocupa (Hatavat Jalom), como también qué hacer en el caso de tener un sueño sin recordarlo (pronunciar una plegaria especial en el momento de la bendición de los Kohanim).



Sueños Bíblicos

El libro de Génesis nos relata sobre varios sueños y sus interpretaciones que jugaron un papel importante en los albores de nuestra historia como pueblo, entre ellos: 1) el sueño de Iosef en el cual soñó con las once juntas de trigo que se arrodillaban a la suya y nuevamente con el sol, la luna y once estrellas  arrodillándose a su estrella (Génesis, 37:5-9); 2) los de los ministros faraónicos de la panadería y del vino con sus respectivos sueños e interpretaciones (Génesis, 40:1-23); 3) los del Faraón con su famoso sueño con las siete vacas gordas y siete vacas flacas seguido por el sueño con las  siete espigas gordas y las siete espigas flacas (Génesis, 41:1-38).

El Talmud deduce de dichos sueños reglas en cuanto a cómo determinar si un sueño contiene información verídica o no y trae diferentes significados de lo que podemos llegar a ver en el sueño. Esto es siempre y cuando uno no pensó durante el día en lo que terminó viendo en el sueño.

El Talmud (Sanhedrín, 30a) cuenta de uno que tenía dudas en cuanto a determinado dinero que había heredado de su padre. Soñó con su padre diciéndole que en tal y tal lugar había tanto y tanto y que era Maaser Shení, o sea el “segundo diezmo” que había que gastar únicamente en comida para ser consumida en Jerusalém. Encontró la cantidad de dinero en el lugar indicado y los sabios le dijeron que los sueños “no cortan ni pinchan” y puede gastar el dinero como cualquier dinero común y corriente y no se tomaba en cuenta el hecho de que el padre haya indicado que era Maaser Shení, aunque en los otros detalles fue como dijo.

En resumen:

Encontramos que hay tres tipos diferentes de sueños: 1) verdaderos; 2) burladores, que a menudo son consecuencia de la comida que comió antes de dormir; 3) reflejos de lo que uno pensó durante el día (¿Será que Freud estudió Talmud?). Hay que saber determinar qué clase de sueño es para saber qué hacer al respecto.



Taanit Jalom

Que se toma en serio a los sueños se ve en el hecho de que si alguien tuvo una pesadilla cuya contenido le preocupa se le aconseja que haga un día de ayuno. Este ayuno es denominado Taanit Jalom, o ayuno por el sueño. Tan importante es este ayuno que se permite realizarlo en Shabat, aunque generalmente se posponen los ayunos comunitarios que coinciden con Shabat para no violar la obligación de deleitarse en Shabat. (Después debe ayunar otro día para expiarlo por haber ayunado en Shabat…)



Visión Jasídica

En los Salmos (126:1) encontramos una descripción de nosotros en el exilio “como si fuéramos soñadores”.

¿Por qué nos comparan con soñadores?

Nuestra realidad actual es comparable con el sueño por todas las contradicciones que vemos. Lo que tiene el sueño es que la realidad puede cambiar de un extremo al otro instantáneamente. Más, uno puede despertarse del sueño y encontrarse con otra realidad de la que experimentó en su sueño. Del mismo modo, por más que nuestra realidad puede parecer muy lejos de lo ideal, no debemos desesperarnos ya que puede suceder que instantáneamente nos “despertemos” y en lugar de la realidad del exilio estaremos frente a la realidad de la redención.



Protección Contra las Pesadillas

Entre las cosas que nos protegen contra las pesadillas está el recitado de Shemá Israel antes de acostarse a dormir. También ayuda tener Mezuzot Kasher colocadas donde corresponde.

En conclusión, quisiera compartir un dicho que escuché en nombre de mi abuelo con respecto a soñar: “No importa que seas soñador, siempre y cuando mantengas los ojos abiertos”…

Jabad

1 comentario:

  1. es verdad, el orar el Shema Israel por la noche ayuda y protege, así como la Mezuzá en el hogar. Totalmente de acuerdo!

    ResponderEliminar

deja tu comentario aqui

Unete Facebook