sábado, 27 de agosto de 2016

Un refugiado que se salvó de ser deportado viola a una joven británica

PUBLICIDAD





Una campaña capitaneada por un exdiputado liberal evitó que Sivarajah Suganthan fuese deportado en 2011. Ahora, se enfrenta a una condena de hasta 19 años de cárcel por violar a una joven.


Inglaterra, cuna del término islamofobia que, 20 años después, su ideólogo ha terminado por rectificar, ha sido escenario de un polémico, pero no nuevo, suceso. Sivarajah Suganthan llegó a Reino Unido en 1999, a la edad de 14 años, en busca de asilo desde Sri Lanka. Su solicitud inicial fue rechazada en 2003 y, tras una apelación, también denegada en 2004. Pasó 37 días en un centro de detención mientras se dirimía su caso y, finalmente, se le autorizó permanecer en Reino Unido.

Llegamos así a 2010 cuando, antes de serle concedida la condición de refugiado, un diputado liberal de Bristol West, Stephen Williams, decidió hacer del caso de Suganthan una campaña en favor del multiculturalismo. Cosechó nada más y nada menos que 800 firmas para presionar al ministro de Inmigración de aquel entonces, Damian Green, para que el joven lograra el asilo y no fuese deportado. Ya en 2011, Suganthan se mudó a Bristol donde tres años más tarde ha sido acusado de violar a una joven de 21 años durante su estancia en un albergue de St Paul’s, tal y como recoge Daily Mail. El esrilanqués se ha declarado culpable de asalto sexual y el próximo 14 de septiembre se someterá al juicio de la Justicia, que podría condenarlo a 19 años de prisión.

En su día copó portadas, se erigió como un héroe de la causa de los refugiados y se convirtió en símbolo de la progresía. "Fue maravilloso conocer a Siva en persona y ver que estaba feliz y sonriente y encantado de estar de nuevo en Bristol’’, afirmó el diputado por aquél entonces que, poco después de su gesto, perdió su asiento en la Cámara.

En declaraciones recogidas por el diario británico, Williams comenta que nunca podría haber previsto lo que iba a ocurrir y que su implicación sólo buscaba que el caso del esrilanqués fuese escuchado. Afirma que la ‘’concesión de asilo habría sido tomada en cualquier caso por un juez. Es evidente que si hubiese algo que indicara que iba a cometer una agresión sexual no se le habría concedido’’, señala el británico, que añade: ‘’La afirmación de que los solicitantes de asilo son propensos a cometer delitos sexuales es ridícula’’. Una convicción, la del político liberal, que choca frontalmente con la realidad de sucesos ocurridos en Colonia o Suecia, donde decenas de jóvenes fueron agredidas sexualmente por grupos de refugiados, o, más recientemente, en Austria, donde una chica fue drogada y violada por nueve solicitantes de asilo en Austria.

Williams sostiene, además, que "la gran mayoría de inmigrantes logran integrarse en la sociedad británica y contribuir’’. Una opinión que contrasta con la de su compatriota Trevor Phillips, exjefe de la Comisión de Igualdad y Derechos Humanos de Reino Unido (CEDH) e inventor del término islamofobia, quien, tras 20 años, ha cambiado sus postulados y desechado su propio invento para enunciar una nueva reflexión: los inmigrantes musulmanes no se integran y buscan imponer sus propias costumbres en el país de acogida.
GACETA

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook