jueves, 22 de septiembre de 2016

Condiciones para estudiar Kabalá

PUBLICIDAD




El Rabino Kaduri fue el último de los grandes kabalistas sefaradíes. Él poseía dones clarividentes, tal como lo atestiguan miles de testimonios...



El Rabino Kaduri fue considerado el último de los grandes kabalistas sefaradíes. El Rabino Kaduri poseía dones clarividentes, tal como lo atestiguan miles de testimonios de primera mano. A continuación presentaremos algunas citas de su libro Ha Rav Kaduri, compilado por sus discípulos.

-su programa de estudios diarios consistía de Guemará y Shulján Aruj y él permitía el estudio de la Kabalá ÚNICAMENTE a aquellos que demostraran amplios conocimientos de la sección revelada de la Torá (Talmud y Shulján Aruj). Él solía decir: “Está prohibido estudiar Kabalá antes de estudiar halajá, ley judía, y Guemará, Talmud”.

-Dijo el Rav Kaduri: “Todo el que no se llena el estómago con Talmud y poskim, Guemará y Shulján Aruj, no es apto para estudiar Kabalá”.

A continuación, algunas citas del libro Etz Jaim, del Rabino Jaim Vital ztz”l:

El primer requisito es tener temor Divino.
Evitar toda forma de pecado aunque sea por error
No consumir carne ni vino durante la semana sino solamente en Shabat. Buscar la paz y no irritarse  por nada, ni grande ni pequeño, y mucho menos enojarse.
Observar los preceptos en todos sus detalles, incluso los decretos rabínicos.
No enojarse al reprender a los hijos, en abosluto
Cuidarse de la arrogancia.
 Cada vez que le sobreviene un sufrimiento, hacer introspección y teshuvá (arrepentimiento).
Que no pase ni una sola noche sin hacer examen de conciencia y confesión – o sea, no irse a dormir con “cuentas pendientes”.
No decir ninguna palabra que no sea para cumplir algún precepto.
Reducir los negocios a un mínimo
Amar a tu prójimo como a ti mismo
Estudiar la Torat Hapardes (los cuatro niveles). No se les dan secretos a los vacíos de conocimientos.
Guardar silencio – no hablar en forma innecesaria- lo más posible y si no se entiende algo, pedirle con lágrimas a Dios para poder entenderlo.
Colocar el Nombre de Hashem de cuatro letras siempre ante uno y temblar de reverencia ante Él.


 “Primero uno tiene que estudiar las leyes judías y cumplirlas, porque son como el pan con que uno se sacia y recién después peude estudiar los secretos, que se comparan al vino y el aceite. Todo el que invierte el orden, fracasará y perderá todo” (Gaón de Vilna sobre Proverbios 21:17).

El estudio de la Kabalá sin el previo dominio en el estudio del Talmud es como un niño que lee un libro de física cuántica. La kabalá está escrita en forma alegórica y oculta. Únicamente aquel que ha desarrollado su intelecto a lo largo de muchos años de estudio a fondo del Talmud puede empezar siquiera a descifrar el significado a partir de la alegoría.
Breslev

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook