jueves, 8 de septiembre de 2016

La Comunidad Judía Mexicana se suma al diálogo interreligioso impulsado por el Papa.

PUBLICIDAD



La comunidad judía de México se sumó a un nuevo proyecto de diálogo interreligioso en América centrado en la defensa del medio ambiente y que se lanzó aquí, esta semana, con el impulso del Papa Francisco. Se trata de un nuevo Instituto del Diálogo Interreligioso que contará con representantes de todos los países de la región y que, en su primera etapa, cuenta con el apoyo explícito de la Organización de los Estados Americanos (OEA). 


“La presencia de la comunidad judía de México es decir si al diálogo, decir si a la importancia de que juntos podamos salir al rescate del planeta, corregir los males que se han hecho y los daños al planeta. En la medida en que destruimos el planeta destruimos al hombre, solo que el hombre no tomó todavía conciencia de eso”, aseguró Marcelo Rittner. En entrevista con Notimex, el rabino de la Comunidad Bet-El de México aseguró que la iniciativa busca mejorar la sociedad, acercarse entre los exponentes de las diversas religiones y centrarse en las cosas en común, para que pesen más que las diferencias. “Es algo muy necesario para todas las religiones y los seres humanos. El trabajo del Papa al elaborar esta encíclica de ‘Laudato Sii’ es una perspectiva en la cual nos reflejamos como seres humanos y también como judíos, nos hace sentir partícipes y responsables de todo esto”, agregó. Rittner se refirió así al documento de Francisco sobre el cuidado del medio ambiente, que guió los trabajos de un congreso internacional iniciado este miércoles 7 de septiembre en un salón a unos pasos de la Plaza de San Pedro y que concluyó este día con una audiencia privada con el líder católico.

 La comunidad judía mexicana cuenta con poco más de 40 mil personas, cuya gran mayoría se encuentra concentrada en la Ciudad de México. También tiene presencia en Monterrey, Guadalajara y, más recientemente, en Cancún. El Instituto del Diálogo Interreligioso de las Américas se inspira en una experiencia similar iniciada en Buenos Aires a instancias del entonces cardenal arzobispo de la capital argentina Jorge Mario Bergoglio. Aquel organismo nació en 2005 gracias a la inquietud del rabino Daniel Goldman, del entonces secretario general del Centro Islámico Omar Abboud y del sacerdote católico Guillermo Marco.

 En el encuentro vaticano también participaron integrantes de supremas cortes de justicia de diversos países (Brasil, Chile, Argentina y México), quienes son –al mismo tiempo- embajadores del medio ambiente designados por la OEA. Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, presidente de la Sala Primera, fue el representante mexicano quien disertó sobre el tema: “Respuestas desde la Judicatura a los problemas actuales: la dimensión humana y social del enfoque dado a la ecología en Laudato Sii”. También en entrevista, el ministro aseguró que el papel del poder judicial es proteger los derechos de las minorías en materia de medio ambiente y que se ven obstaculizados por los intereses económicos multinacionales. 

“Hemos tenido varios casos en materia de derecho ecológico, temas de agua, sobre la destrucción manglares, la corte ha ido decidiendo y generando precedentes al respecto”, precisó. Advirtió que la crisis ecológica es un problema con el cual todo el mundo deberá lidiar en un futuro no muy lejano y destacó que México posee un andamiaje jurídico “bastante bueno”, con instrumentos eficaces en la materia. “Siempre que exista escasez de recursos como el agua va a haber un conflicto latente, lo importante para eso es tener un marco legislativo que funcione para dirimir esos conflictos de manera positiva”, estableció. Empero, reconoció que aún hay mucho por hacer: “Hace falta seguir avanzando, el derecho al medio ambiente es progresivo, siempre habrá margen para avanzar”.

20 MINUTOS

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook