martes, 27 de septiembre de 2016

Niza dice ‘no’ a una mezquita financiada por Arabia Saudí

PUBLICIDAD




La ciudad francesa, que fue una de las pioneras en la prohibición del burkini, no quiere un centro que promueva las ideas que defienden los terroristas del Estado Islámico.


El alcalde de Niza, Christian Estrosi, quiere dar un paso más en la lucha contra la expansión del wahabismo en suelo francés y busca impedir la apertura de una mezquita financiada por Arabia Saudí en la ciudad. El centro, que incluye una biblioteca y un restaurante, cuenta con los permisos de la Prefectura, pero el edil se niega a proporcionar la autorización estatal.

¿El motivo? Detrás del proyecto está Arabia Saudí, principal difusor del wahabismo a nivel mundial y un régimen que aplica la sharia al mismo nivel que el Estado Islámico. No obstante, el pasado año, el régimen de Riad batió el récord de ejecuciones públicas y se negó a acoger a miles de refugiados en las lujosas instalaciones de La Meca, que sólo se utilizan durante los días de peregrinación.

Estrosi recuerda a los ciudadanos que el propietario del edificio es el ministro saudí de Asuntos Islámicos, el mismo órgano que no permite construir más iglesias en toda la península arábiga y que aboga por la destrucción de las ya existentes. De hecho, los servicios de inteligencia han mostrado su “preocupación” por los fondos extranjeros “no controlados” recibidos por estos lugares de culto islámico.

En España, la conocida como mezquita de la M-30 está dirigida por una entidad saudí. En su interior, en los meses previos a los atentados del 11 de marzo de 2004, los terroristas planearon los atentados y se sirvieron de los fieles para recaudar dinero en “favor de la yihad”. Al contrario que las autoridades francesas, las españolas decidieron no tomar ninguna medida al respecto.

En su última reunión, el Consejo Municipal ha acordado iniciar acciones legales en contra del prefecto para evitar la apertura del centro. Además, Estrosi ha pedido a los servicios de lucha contra el blanqueo de capitales que estudien la “verdadera procedencia” de esos fondos.
‘Falta unidad’

El alcalde ha denunciado la falta de coherencia entre la actitud del Estado en Niza, donde ya retiró la prohibición del burkini, con el discurso del primer ministro, Manuel Valls, que denunció que el salafismo “estaba ganando la batalla ideológica y cultural en el seno del Islam francés”.

El socialista hizo notar que los salafistas "deben representar el 1 %" de los musulmanes de Francia, pero por su activismo "no se les oye más que a ellos". A su juicio, hacía falta llevar a cabo "un trabajo esencial de reconquista de la República y del laicismo" en algunos barrios populares.

FUENTE:
GACETA.ES

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook