viernes, 14 de octubre de 2016

“Israel volvió a nacer para vivir en paz - no para descansar en paz”

PUBLICIDAD





Sólo hay una forma en que Israel puede sobrevivir: los árabes deben reconocer su derecho a existir.
Es irónico que el mundo,  se niega a reconocer a Jerusalén como capital de Israel, se reunieron en la capital ancestral de Israel hace menos de dos semanas para el funeral de Shimon Peres. Algunos observadores estaban encantados con  el discurso del presidente Obama que reconoció los antiguos lazos entre el pueblo judío e Israel, así como el movimiento de liberación nacional judío, el sionismo. Sin embargo, la comunidad internacional encabezada por el presidente Woodrow Wilson ya había reconocido estas verdades fundamentales hace un siglo en la Conferencia de Paz de San Remo.


Este relato no tiene en cuenta el hecho de que la OLP se estableció en 1964, tres años antes de que los territorios en disputa quedaran bajo control israelí debido a la agresión árabe en 1967. También pasa por alto  la oferta de Israel para desocupar los territorios en disputa, a cambio de la paz después de la guerra. Por último, la narración vuelve a escribir la historia al insistir en que un estado árabe ficticio de alguna manera existió al oeste del río Jordán.

Obama citó a Shimon Peres, quien dijo una vez: "El pueblo judío no nació para gobernar a otro pueblo." Si bien esto es esencialmente cierto, no es menos cierto que el principio universal de la libre determinación no incluye el derecho que un vecino acabe con este. Hamas y Fatah principalmente tienen como prioridad la agresión contra Israel por el bienestar de su propia población, que mayoritariamente vive en el  desgobierno. El núcleo del conflicto árabe-israelí nunca fue acerca de las fronteras específicas sino sobre la sistemática negativa árabe a reconocer un estado judío renacido independientemente de cuales sean las fronteras.

Mientras que las futuras fronteras de Jerusalén son inciertas, el parlamento y el gobierno de Israel en Jerusalén son permanentes. La negativa del mundo en reconocer este hecho alienta nuevas agresiones contra Israel y socava las perspectivas de una paz genuina.

Jerusalén, pasó mucho tiempo siendo  judía antes  de que París se convirtiera en francés o Londres se convirtiera en inglesa. La  Moderna Jerusalén fue reconstruida por el pueblo judío y ha tenido una mayoría judía durante los últimos 150 años. Sin embargo, los Judíos son los únicos en el mundo quienes se les dice que su presencia en la antigua capital constituye un "obstáculo para la paz".

Pretendiendo que el conflicto árabe-israelí es territorial, más que existencial, sólo fomenta a que los enemigos de Israel sigan su  plan de eliminación genocida, que ha estado en funcionamiento desde 1974. De acuerdo con este plan de la OLP, cada territorio desocupado por Israel se convertirá en un nuevo punto de partida para más agresiones contra el estado judío. La retirada de Israel del sur del Líbano, Gaza y partes de Judea y Samaria, no dio lugar a la paz, sino en un aumento masivo de terror contra Israel, así como el antisemitismo en todo el mundo.

Los autores de la resolución 242 de la ONU c, declararon deliberadamente "territorios" y no "los territorios", ya que eran plenamente conscientes del hecho de que el retorno a las líneas de armisticio de 1949 no proporcionaría seguridad para Israel. La resolución también exige el fin de la agresión árabe contra Israel. Sin embargo, la comunidad internacional ignora hipócritamente las amenazas genocidas contra el estado judío y exige que Israel se retire unilateralmente de todos los territorios en disputa y que deba aceptar un estado islamista genocida en su puerta - algo que ningún otro país aceptaría jamás.

Una paz árabe-judía genuina requiere que el mundo árabe musulmán termine su odio genocida en contra de los judíos  y reconozca que los árabes musulmanes no tienen el monopolio de los derechos nacionales en el Medio Oriente. Un estado árabe potencial numero  22 depende en que los  árabes lleguen  a un acuerdo con el único estado judío.

Fuente: Israel National News
Traducción par Shalom Jerusalén.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook