miércoles, 26 de octubre de 2016

Sello real de 2.700 años de antigüedad encontrado en Jerusalén

PUBLICIDAD





‘Esta es la primera vez que el sello impreso de un rey israelita o de Judá sale a la luz en una excavación arqueológica científica’.


El mundo de la arqueología bíblica está maravillado con el descubrimiento del sello real del rey Ezequías (727–698, antes de la Era Común) en el costado sur del muro del Monte del Templo, en Jerusalén.

El sello lleva una inscripción en hebreo antiguo que se traduce como “Perteneciente a Ezequías [hijo de] Acaz, rey de Judá”, con la imagen de un sol con dos alas, flanqueado por dos símbolos de “anj”, que representan la vida.

El hallazgo fue anunciado el 2 de diciembre en la Universidad Hebrea de Jerusalén. La excavación fue dirigida por Eilat Mazar, del Instituto de Arqueología de dicha universidad.

“Aunque ya se conocen sellos impresos con el nombre del rey Ezequías, aparecidos en mercados de antigüedades desde mediados de la década de los 90, algunos con un símbolo del escarabajo alado y otros con el sol alado, ésta es la primera vez que el sello impreso de un rey israelita o de Judá sale a la luz en una excavación arqueológica científica”, dijo Mazar.

De 9,7 por 8,6 milímetros de tamaño, el sello, de forma oval, fue grabado sobre una bula, pieza de arcilla inscrita, de tres milímetros de grosor y de 13 por 12 milímetros. Alrededor de la impresión puede apreciarse la rugosidad que dejaron los bordes del anillo en el que estaba montado el sello. Originalmente, la bula sellaba un documento escrito en un papiro enrollado y atado con un cordel delgado que dejó marcas al reverso del sello.

De 2.700 años de antigüedad, el sello apareció por primera vez durante excavaciones en 2009 en un vertedero que data de la época del rey Ezequías o de los años inmediatamente posteriores a su reinado. Procede de un edificio de la realeza que se encontraba junto a la excavación, el cual aparentemente podría haber servido para almacenar alimentos. La zona se conoce como Ophel.
La bula fue encontrada junto con otras 33 impresas por diferentes sellos, algunos con nombres hebreos, al reverso de las cuales se ven marcas de telas y de cuerdas gruesas probablemente usadas para atar sacos que contenían alimentos.

El sello fue hallado durante el tamizado húmedo de capas de tierra en las instalaciones de Emek-Zurim, las cuales están bajo la dirección del doctor Gabriel Barkai y Zachi Dvira y bajo el auspicio de la Autoridad de Parques y Naturaleza y la Fundación Ir David. La bula fue encontrada por Efrat Greenwald e identificada por Reut Ben-Aryeh.

Un estudio completo de la bula está incluida en el primer volumen de los Informes Finales de las Excavaciones de Ophel 2009-2013, publicados con el apoyo de la Fundación David Berg.

Fuente: Israel21c

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook