domingo, 20 de noviembre de 2016

El otro rostro de los palestinos: Cuando las milicias palestinas intentaron exterminar a los cristianos en Líbano

PUBLICIDAD






Creo que la mayoría sabe que siempre existen dos historias, las de los vencedores y la de los vencidos. Y por supuesto, la historia de los vencedores es la que pasa como historia oficial y la de los vencidos pasa desapercibida, sin ser recordada. No existe en la tierra otro pueblo que no haya sacado provecho extremo a su historia, aunque ésta, en gran medida sea inventada, que el pueblo palestino.


Cuando se habla de Palestina a la mayoría de la gente se le viene a la mente las imágenes de mujeres palestinas llorando por sus hijos muertos, niños hambrientos, ancianos con la mirada perdida en la tristeza, hombres con cara de impotencia. Eso es Palestina en el imaginario colectivo. Eso es lo que vende, eso es lo correcto políticamente. Pero, ¿por qué no se les viene a la mente las torturas a las que son sometidos los palestinos miembros de Fatah por los palestinos miembros de Hamas?, ¿las bodas con niñas patrocinadas por la autoridad palestina?, como si las niñas fueran un trofeo a la perversión humana. Y los niños que son utilizados para la guerra como combatientes o escudos humanos. ¿Quién lo menciona cuando se habla de Palestina?

Sabra y Chatila

Sabra y Chatila, han sido uno de los sucesos más lamentables para la población palestina, nada justifica el asesinato de civiles. Sabra y Chatila se han convertido en estandarte para la lucha palestina. Pero es necesario dar una revisión para ver los factores que llevaron a tan terrible suceso.

En 1970 se expulsa a los palestinos de Jordania, para Jordania le era imposible mantener a los palestinos en su territorio, pues los palestinos habían implementado su ley a tal punto que existían dos leyes en Jordania, la del Rey Hussein y la de los palestinos. Las milicias palestinas llegaron al punto de inspeccionar los automóviles jordanos y cobrarles impuestos. El rey Hussein considero esta actitud una afrenta y una acción desagradecida. Después de esto las milicias palestinas empezaron a extorsionar las tiendas y negocios en Aman bajo la bandera de la causa palestina. Cuando la milicia palestina y el ejército del rey jordano se enfrentaron murieron miles de personas (4 mil por lo menos; algunos calculan que hasta 20 mil, la mayoría palestinos). Los guerrilleros de todos los grupos palestinos huyeron al sur de Líbano o a Siria. Por su lado Jordania se hacía a un lado del conflicto Israel – palestina. Para la guerra de Yom Kippur en 1973, Jordania no tuvo participación.

Con la huida de los guerrilleros palestinos a Líbano, comienza el infierno para los cristianos de libaneses. Para nadie es secreto que las milicias palestinas no toleran a los cristianos. El 3 de septiembre de 1975 se produjo el primer golpe contra los cristianos de Líbano, en el monasterio de Deir Ayach las milicias asesinaron a 3 tres monjas: Boutros Sassine, Antoine Tamini y Hanna Maksoud. Los cristianos que vivían en la cercanía huyeron y los palestinos no demoraron en destruir sus aldeas. Las milicias palestinas atacaron también el pueblo de Beit Mellat asesinando a los cristianos que encontraran.

Para 1976 las milicias palestinas arrasaron el pueblo de Kab Elías, los cristianos no tuvieron más que salir huyendo de sus pueblos, mientras en Damour y Jieh los guerrilleros palestinos cortaban los dedos de los niños cristianos, de esta forma no podrían cobrar venganza contra los palestinos una vez que estos crecieran. Las iglesias en Damour fueron profanadas, las milicias palestinas masacraron a trecientos cristianos en este pueblo. La aldea de Hoche Barada fue demolida, en el mes de enero. Los cristianos de la ciudad de Aintours fueron masacrados mientras dormían bajo las manos de las milicias palestinas. La ciudad de Checa fue arrasada.

El 31 de mayo Siria invade Líbano y la situación para los cristianos empeora. Sólo en los bombardeos más de quinientos cristianos fueron abatidos. El ejército sirio lanza una campaña para someter a los cristianos y asesina a más de mil civiles cristianos; solo en el pueblo de Deir Dourit asesinaron a doscientos setenta y tres. En 1979 los sirios y palestinos destruyen los pueblos de Niha, Deir Bella y Uma. En 1981, la ciudad cristiana de Zahle fue bombardeada. Por su parte dos mil cristianos mueren bombardeados en Beirut del este.

En 1982, Israel invade Líbano. Para los cristianos este hecho supuso la liberación de la tiranía palestina, los cristianos salen a recibir a los soldados israelíes ofreciéndoles flores y alimentos.

Elie Hobeika jefe de seguridad de la falange cristiana, perpetra una venganza contra los palestinos en los campamentos de Sabra y Chatila el 16 de septiembre de 1982. Murieron alrededor de quinientos civiles palestinos. Detrás de estos quinientos civiles palestinos está un historial de miles de cristianos que fueron arrasados y condenados al olvido por las milicias palestinas.

La historia la escriben los vencedores, por eso Sabra y Chatila aún permanecen en el recuerdo del mundo, en cambio los perdedores, los cristianos, nadie recuerda su martirio. Las milicias palestinas han vencido al colectivo cristiano eso está muy claro.

Fuente: Enlace Judio

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook