jueves, 10 de noviembre de 2016

Las mujeres que salvaron la vida del pueblo de Israel.

PUBLICIDAD





Existe una visión errada del papel de la mujer dentro del judaísmo,  algunos se han empeñado en hacer creer  que el lugar de  la mujer dentro de la cultura judía es el mismo que en otras culturas machistas; donde una mujer no es más que un ser abnegado, al servicio y disfrute de su esposo.  Pero los textos sagrados e históricos del pueblo judío nos revelan que el papel de la mujer judía va más allá de un papel sumiso , sino todo lo contrario su protagonismo ha sido muy activo, hasta tal punto de tomar las armas si la vida de su pueblo corre peligro.


Miriam

Miriam, la hermana de Moshe:   la redención de la esclavitud de Egipto comenzó por medio de ella.  Miriam se aseguró  del bienestar de su hermano Moshe, acompañándolo  en su travesía por el rio, hasta que la hija del faraón lo encontrara y adoptara como su hijo.

 Miriam también fue la responsable de salvar la vida de las hijas de Israel,  según el midrash, como el faraón había condenado a muerte a todo niño varón que naciera de los judíos, el pueblo de Israel se había apartado de sus esposas. Miriam entra en acción y reprende a su padre  y le dice que sus acciones eran peores a las de faraón, puesto que faraón había condenado a muerte solo a los varones, ellos habían condenado a muerte también a las niñas. Entonces fue así como el pueblo de Israel decidió seguir procreando, de otra forma podría haber significado el exterminio del pueblo judío.  Gracias a Miriam también los judíos contaron con un manantial de agua durante su estadía en el desierto.  Miriam es considerada  una de las 7 mujeres profetisas.

Ester

Ester era una huérfana judía que estaba bajo el cuidado de su tío Mordejai y fue tomada como esposa  por el rey persa Ajashverosh.  Mordejai le pidió a Ester que guardara en secreto su identidad judía, por lo cual no podía revelar su verdadero nombre: Hadasa..

Hamán fue designado como Primer Ministro del rey, e hizo que todos los habitantes se postraran ante él, todos cumplieron con esto excepto Mordejai, quien no se inclinó ante Hamán debido a que éste traía  un ídolo colgando en su pecho, lo cual sería tomado como avoda zara (idolatría).

Hamán se molestó tanto que fue ante el rey y empezó a hablar mal de los judíos. “Hay un pueblo, repartido a lo largo del reino, diferente a los otros pueblos, no comen nuestra comida, no beben nuestro vino y no se casan con nuestras hijas, no cumplen con la ley del rey”.

Después de esto le propone destruir a los judíos e incluso Hamán, que era  muy rico, ofrece su dinero para llevar tal campaña. Hamán consultó con sus dioses para elegir un día para exterminar a los judíos, luego mandó cartas a todas las provincias en la cuales se pedía que el día 13 de Adar se debería de asesinar y destruir a todos los judíos, hombres y mujeres, desde el anciano hasta el niño.

Mordejai aconsejó a Ester para que pidiera al rey abolir el terrible decreto. Ester pidió que  todos los judíos de Shushan ayunaran  y rezaran por tres días. Ester realizó dos banquetes  para tratar de ganar la simpatía del rey, a los cuales también invitaba a Hamán. El rey le concedió que le pidiera lo que ella quisiera, incluso la mitad de su reino se lo daría. Ester le pidió clemencia para  ella y su pueblo, pues habían sido sentenciados a muerte.

¿Quién hizo esto? preguntó el rey, y ella contestó: ¡Hamán!

Hamán fue colgado y los judíos obtuvieron autorización real para defenderse y de esta forma ganaron la batalla y salvaron la vida de los judíos de Persia.

Débora

Débora fue profetiza y jueza, gracias a su liderazgo los judíos pudieron derrotar a sus opresores, Débora no solo animo a los hijos de Israel a salir a la batalla, sino que ella misma hiso acto de presencia en la guerra para animar a los guerreros  israelitas que se enfrentaban a un ejército mayor en número y en poder.  Gracias al liderazgo de Débora se pudo poner fin a la opresión de Sisara  en contra de los hijos de Israel.
El Juez Barak motivado por Débora , reunió un ejército de 10,000 hombres una cantidad muy pequeña contra el ejército del rey Jabín que disponía de 900 carros de guerra y la ayuda de los  ejércitos de otros reyes cananeos.

Podría parecer que la batalla estaba casi perdida,  según se relata como el ejército enemigo se acercaba la tierra temblaba,  pero repentinamente  empezó  una tormenta a tal grado que los carros se quedaron estancados en el fango,  y el poderío militar de los cananeos se vio diezmado, los guerreros israelitas motivados por tal milagro se lanzaron a la guerra, sin dejar con vida a alguno de sus enemigos.
Débora es considerada  en el libro de Jueces como  “Madre en Israel”, ya que por medio de ella, Dios salvo a los hijos de Israel del opresor cananeo.

Yael

Sisara uno de los enemigos de Israel que tanto dolor infringió  contra el pueblo judío, dejo a sus hombres morir en el lodo.  Se escondió entre los hombres israelitas  para poder huir a donde sus aliados.  Llego al campamento de Heber quien tenía acuerdo de paz con el rey Jabín. 

Heber no estaba en casa,  solo se encontraba su esposa Yael, Sisara pensó que estaba a salvo a lado de la esposa de Heber. Yael sabía  muy bien de la maldad de este hombre. Por lo tanto   lo invitó a entrar a la tienda, cuando Sisara se dispuso a descansar, Yael le sirvió leche tibia y  Sisara  se quedó dormido.  Yael Agarro una estaca y un martillo y acabó con la vida de este malvado.

Yehudit

Yehudit es otra de las mujeres que defendió la vida de los judíos, incluso arriesgando la suya.  Yehudit tuvo la valentía de matar  a un general griego llamado Holofernes.

Holofernes sitió la ciudad israelita de Betulia con un ejército de 120,000 hombres.  Holofernes quería vencer a toda costa a los israelitas, por lo tanto los sitio  con el motivo de vencerlos debido al hambre y a la sed, corto  las fuentes de agua, después de 33 días  se agotó la reserva de agua de la ciudad de Betulia, provocando que la gente cayera desmayada de sed y hambre. 

Yehudit, una mujer viuda se presentó ante Ozías y los líderes del pueblo.  Ella se dedicaba a orar y ayudar a los necesitados, también era agraciada físicamente y tenía una conducta impecable. 

Yehudit se encomendó a Dios y salió a su misión.  se puso sus joyas y su vestido más bello, y se dirigió al campamento de los enemigos.  Yehudit encontró el favor del general  Holofernes y le permitió estar en el campamento. Holofernes se enamoró de la belleza de Yehudit  y ofreció un banquete en su honor. Yehudit se presentó al banquete y  Holofernes se emborracho. 

Cuando Yehudit y Holofernes se quedan solos,  Yehudit agarro una espada y le corto la cabeza, Yehudit regresa junto a Ozías y le muestra la cabeza de Holofernes.  Cuando los soldados de Holofernes vieron el cuerpo decapitado  de su general se llenaron de miedo  y huyeron dejando  libre la ciudad y dejando sus riquezas . 

A Yehudit se le llamo la  “Gloria de Jerusalén”.

para: Shalom Jerusalén. 

1 comentario:

  1. Hermosa estos relatos bíblicos, mujeres virtuosa y valientes, quedan en los registros de Israel, ejemplos para nuestros días, admirables y temerosas del eterno

    ResponderEliminar

deja tu comentario aqui

Unete Facebook