jueves, 1 de diciembre de 2016

Francia no reconoce la soberanía de Israel sobre Jerusalén

PUBLICIDAD









Francia condena la colonización, que es ilegal en derecho internacional.




La implantación de colonias israelíes en los territorios del futuro Estado palestino constituye una apropiación ilegal de tierras que deberían ser objeto de negociaciones de paz entre las partes en base a las fronteras de 1967. La colonización amenaza la viabilidad de la solución de los dos Estados.

Se han tomado medidas concretas a escala europea frente a la aceleración de la colonización. Las directrices de la UE adoptadas en julio de 2013 excluyen de cualquier tipo de financiación europea desde el 1 de enero de 2014 a las entidades israelíes que estén activas en las colonias. Muchos Estados miembros, entre ellos Francia, han publicado recomendaciones que avisan de los riesgos financieros, jurídicos y para la reputación que conlleva seguir ejerciendo una actividad en las colonias.

Francia considera que el conflicto solo se podrá resolver mediante la creación de un Estado palestino independiente, viable y democrático, que viva en paz y seguridad junto a Israel.

La solución de los dos Estados es la que permite responder a las aspiraciones nacionales de israelíes y palestinos. Con esta óptica, Francia ha definido, junto con sus socios europeos, en numerosas conclusiones del Consejo de Asuntos Exteriores de los ministros de la Unión Europea, desde 2009, los parámetros que deben regir la resolución del conflicto:
- unas fronteras basadas en las de 1967, con un intercambio acordado de territorios equivalentes;
- unos acuerdos de seguridad que preserven la soberanía del Estado palestino y que garanticen la seguridad de Israel;
- una solución justa, equitativa y acordada al problema de los refugiados;
- un acuerdo que haga de Jerusalén la capital de ambos Estados.

Francia considera que Jerusalén debe convertirse en la capital de ambos Estados, de Israel y del futuro Estado de Palestina.

Hasta que no se llegue a una solución negociada al conflicto y en virtud de la legalidad internacional, Francia no reconoce ninguna soberanía sobre Jerusalén. Hace un llamamiento a que se rebaje la tensión y en especial a que se respete el statu quo en los Lugares Sagrados. Cualquier cuestionamiento del statu quo conllevaría un riesgo de desestabilización importante.


Francia apoya a la Autoridad Palestina y a Mahmud Abás, quien defiende la paz.

Francia contribuye de forma activa a la consolidación de las instituciones del futuro Estado palestino. En el periodo 2008-2014, ha dedicado casi 400 millones de euros a ayudas a Palestina, de los cuales cerca de un tercio han sido para Gaza. Palestina sigue siendo la primera beneficiaria de la ayuda presupuestaria francesa.


Francia reconocerá al Estado palestino.

Desde hace tiempo, Francia aboga por la creación de un Estado palestino cuando finalicen las negociaciones. Para los palestinos, el Estado es un derecho reafirmado en numerosas ocasiones y previsto ya en el Plan de Partición del territorio de Palestina bajo mandato (1947). Sin embargo, el reconocimiento del Estado de Palestina debe servir a la paz. Por ello Francia defiende la idea de que este reconocimiento se dé en el marco de una solución global y definitiva del conflicto, negociada por ambas partes. Si la negociación fuera imposible o si no llegara a ninguna conclusión, Francia asumiría sus responsabilidades reconociendo sin mayor demora al Estado palestino.

Fuente: http://www.diplomatie.gouv.fr

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook