miércoles, 7 de diciembre de 2016

La esperanza de vida de los hombres israelíes es superior a la media de la OCDE

PUBLICIDAD







¿Por qué viven tanto los hombres en Israel?



La esperanza de vida de los hombres en Israel, de 81 años, es superior a la media de la OCDE de 77,7 años. Un nuevo estudio afirma que el servicio militar ayuda a la longevidad.

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – En 2013, la esperanza de vida media de los hombres en Israel fue de 81 años, en contraste con el promedio de la OCDE de 77,7 y un promedio mundial de 68,8 años. Teniendo en cuenta otras variables que influyen en la longevidad -incluyendo los niveles de riqueza y educación, el sistema de salud y el perfil demográfico general del país- la ventaja israelí es grande y creciente.

Un análisis realizado por el Centro Taub de Estudios de Política Social, basado en una muestra de más de 130 países, encontró que el servicio militar agregó más de tres años a la esperanza de vida masculina. Esta conclusión se refuerza en datos que muestran las diferencias en la esperanza de vida media de hombres y mujeres en Israel y en la OCDE. En los 34 países de la OCDE, las mujeres viven un promedio de 5,5 años más que los hombres, pero en Israel, donde el servicio militar es más corto y en la mayoría de los casos menos exigente físicamente para las mujeres y donde las mujeres religiosas no hacen servicio militar, la expectativa de vida de las mujeres es de solo 3 años más que los hombres.

Si bien el servicio militar es un componente importante de la salud pública, todavía no se ha discutido en la literatura académica sobre factores de salud general, ni ha sido discutido en la literatura de salud israelí.

Según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 2013, la expectativa de vida de 81 años sitúa a Israel en segundo lugar en el mundo de 170 países, junto con Islandia, Singapur y Suiza.

¿Qué explica este ranking? El profesor Alex Weinreb, investigador principal del Centro Taub de Estudios de Política Social, examinó las razones de esta alta esperanza de vida y encontró que una de las variables centrales es el servicio militar obligatorio.

¿Qué influencia tiene la esperanza de vida en un país? Existen criterios generalmente aceptados para estimar la longevidad esperada en varios países. Algunos de los criterios están relacionados con el nivel general de desarrollo de un país, como la riqueza, el nivel de educación y las medidas de desigualdad. Un segundo grupo de criterios incluye la cantidad de gasto en salud y la accesibilidad de los sistemas de salud, mientras que un tercer grupo examina las características demográficas como la tasa de crecimiento de la población, el hacinamiento y las tasas de fertilidad.

El análisis del Prof. Weinreb muestra que juntos estos criterios explican más del 80% de la diferencia en la esperanza de vida entre los países. Más importante desde una perspectiva israelí, el mismo modelo también muestra que después de considerar las diferencias en esos criterios entre países, la esperanza de vida real en Israel es mucho mayor que el nivel previsto: es 6.3 – 7.2 años más alto que su nivel previsto (dependiendo del modelo). Cuando los países se clasifican en “desviación” de la expectativa de vida prevista, Israel ocupa el segundo lugar a nivel mundial (después de Samoa) y ocupa el primer lugar entre todos los países de la OCDE.

Un segundo conjunto de análisis muestra que la expectativa de vida mejor que la esperada de Israel ha sido consistente durante al menos 20 años y ha ido en aumento con el tiempo: la diferencia entre la esperanza de vida prevista y la esperanza de vida real para los hombres israelíes fue de 3,8 años en 1990 y 5.85 años en 2000.

Dado que los criterios aceptados no explican la longevidad observada en Israel, se tomaron en consideración variables adicionales que se sabe que influyen en la esperanza de vida, lo que requirió reducir el tamaño de la muestra a 133 países. El primer conjunto de variables está relacionado con las características geográficas, e incluye si el país tiene un litoral. Los países situados a lo largo de la costa ocupan un lugar destacado en la escala de la longevidad, y existe cierta documentación científica sobre los efectos positivos que tiene la vida en el mar. También hay pruebas de que vivir a una distancia mayor de 40 grados desde el ecuador disminuye la esperanza de vida, por lo que esta variable también se añadió a la ecuación.

La adición de estas variables al modelo habitual explica aproximadamente 2,1 años de la expectativa de vida de Israel más alta de lo previsto y disminuye la desviación de Israel de su expectativa de vida prevista a 5,4 años. Incluso después de explicar estos factores, Israel sigue a la cabeza de la clasificación de países de la OCDE, aunque cae al cuarto lugar en el ranking entre los 133 países estudiados.

Un segundo conjunto de variables agregadas está relacionado con la religiosidad. Muchos estudios apuntan a la relación positiva entre la religiosidad y la salud, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. No hay datos sobre los niveles medios de religiosidad en muchos países, por lo que el nivel se juzgó utilizando variables proxy que analizaron la fortaleza de la relación entre la religión y el estado en todo el mundo (2007 a 2012). Cuando se insertaron en el modelo, la desviación de Israel de su esperanza de vida pronosticada cayó 1,8 años a 3,65 años más, colocándolo en el cuarto lugar en el ranking de la OCDE y el puesto 20 entre 133 países.

Un tercer conjunto de variables adicionales que están en el centro de este estudio está relacionado con el servicio militar obligatorio. En tres de los cuatro países con la mayor esperanza de vida en el mundo para los hombres hay servicio militar obligatorio y uno de los cinco principales países de la OCDE, sólo uno, Japón, no ha tenido algún tipo de servicio obligatorio en los últimos 30 años. Con el fin de reflejar la influencia potencial del servicio obligatorio en la esperanza de vida de los hombres, se midieron cuatro variables relacionadas. En cada caso, los cálculos se basaron en datos del servicio militar de 1990, ya que una de las principales hipótesis era que los beneficios probables para la salud del servicio obligatorio -operando a altos niveles de actividad física- son más pronunciados a largo plazo, cuando los hombres se acercan a los 40.

El estudio del Centro Taub distinguió por primera vez entre los países con algún tipo de servicio obligatorio en 1990 y los que no. Después de eso, los niveles de gasto de defensa fuera del PIB se agregaron a los cálculos. Los análisis que incluyeron estas dos variables muestran que en los países con servicio obligatorio en 1990, la esperanza de vida de los hombres en 2013 era superior en aproximadamente 1,5 años que en los países sin servicio obligatorio. Teniendo en cuenta este factor, se reduce la desviación de Israel del nivel previsto de esperanza de vida a 2,9 años, lo que explica aproximadamente seis meses de la expectativa de vida superior a la prevista por Israel. Esto lo sitúa en el quinto lugar en el ranking de la OCDE y en el puesto 21 entre 133 países examinados.

El modelo final que se puso a prueba tiene en cuenta la interacción entre el gasto militar como porcentaje del PIB y la duración del servicio militar, tratando esto como una medida de la inversión social en términos de tiempo y recursos financieros. Esta medida tuvo el mayor efecto sobre la esperanza de vida. Se redujo la desviación de Israel de la esperanza de vida prevista en más de 3,5 años, a sólo 0,07 años por encima del nivel previsto. Trasladó a Israel de la cuarta posición entre los países de la OCDE en términos de su desviación de la expectativa de vida esperada a la 22ª posición y al 70º lugar entre los 133 países examinados (frente al 20º lugar en el modelo basado en las variables básicas, características demográficas y nivel de religiosidad).

Este es un efecto altamente significativo. Esta variable solo (la interacción entre el gasto militar como un porcentaje del PIB y la duración del servicio militar) explica esencialmente la longevidad de los hombres israelíes por encima del efecto de otras variables que se probaron. En otras palabras, si Israel no tuviera el servicio militar obligatorio y los gastos que actualmente tiene, la esperanza de vida masculina en Israel probablemente sería mucho menor. Weinreb, del Centro Taub, señala: “incluso si una contribución a la salud pública no es un objetivo del servicio militar obligatorio, tiene una importancia importante en las futuras decisiones políticas. Es posible influir en la salud a través de la inversión en instituciones que no están directamente relacionadas con el cuidado de la salud y, en Israel, el ejército es una de las agencias con un estatus particular que le permite impactar la salud pública”.

Fuente: Arutz Sheva – Traducción: Silvia Schnessel – © EnlaceJudíoMéxico

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook