sábado, 3 de diciembre de 2016

La sequía en Israel: ¿El mesías vendrá en un burro o en nubes de lluvia?

PUBLICIDAD






"Entonces oye en el cielo, y perdona el pecado de tus siervos y de tu pueblo Yisrael, cuando les enseñas el buen camino por donde deben andar; Y envía lluvia sobre tu tierra, la cual has dado a tu pueblo por heredad. "I Reyes 28:36 (La Biblia de Israel ™)




No ha habido una gota de lluvia en el norte de Israel por más de ocho meses y como los meteorólogos presentan pronósticos horribles, los judíos que buscan en  los cielos para un entendimiento divinamente inspirado están recibiendo respuestas que les llevan a una comprensión más profunda de cómo el Mesías llegará.

Este es el octavo año consecutivo en que Israel ha sufrido inviernos inusualmente secos, llevando a un mínimo récord de la cantidad de agua que fluye hacia el Mar de Galilea. El más inclinado espiritualmente a la Biblia, que menciona la sequía explícitamente en varios lugares como resultado del pecado. En Deuteronomio, Dios advierte a Israel de las terribles consecuencias de descuidar sus mandamientos, uniendo la sequía con el fuego.

  Hashem te herirá con el consumo, y con la fiebre, y con la inflamación, y con el calor de fuego, y con la sequía, y con voladuras, y con moho; Y te perseguirán hasta que perezcas. Deuteronomio 28:22

Esta relación de causa y efecto entre el cumplimiento de los mandamientos de Dios y la lluvia vivificante fue conocida y aceptada a lo largo del período bíblico.

    Cuando el cielo está cerrado, y no hay lluvia, cuando pecan contra ti; Si oran hacia este lugar, y confiesan tu nombre, y se apartan de su pecado, cuando los afliges. I Reyes 8:35



De hecho, el Talmud (Sanedrín 98a), o Ley Oral, explica cómo las sequías como expresión de la justicia de Israel (o falta de ella) son una parte del proceso Mesiánico. El Talmud cita al rabino Alexandri, quien cita dos versos bíblicos contradictorios que describen cómo llegará el Mesías. Señala que el Profeta Daniel describe al Mesías como llegando sobre las nubes.

    Yo vi en las visiones nocturnas, y he aquí, vino con las nubes del cielo semejante a un hijo de hombre, y llegó hasta el Anciano de días, y fue traído ante él. Daniel 7:13

El segundo versículo, en Zacarías, describe al Mesías como un rey que llega sobre un burro blanco.

    Alégrate, oh hija de Tzión, grita, hija de Yerushalayim; He aquí vuestro rey viene a ti, triunfante y victorioso humilde y cabalgando sobre un asno, incluso sobre un potrillo, el potrillo de un asno. Zacarías 9: 9

El Talmud explica esta discrepancia, diciendo que la manera en que llega el Mesías depende de las acciones de Israel: Si los judíos son justos y llenos de mitzvot (mandamientos de la Torá), entonces el Mesías llegará sobre las nubes de lluvia, ya que son los hechos de Los judíos que traen la bendición de la lluvia a Israel. El Talmud explica que si los judíos no son justos, entonces habrá una sequía y el Mesías llegará sobre un burro blanco.

Este concepto del tiempo que es el resultado de mitzvot se ha incorporado en el judaísmo. El Rabino Yosef Berger, rabino de la Tumba del Rey David en el Monte Sión, dijo a Breaking Israel News que cuando él era un niño, su padre, el líder de la secta Mishkoltz de jasidim  en Petach Tikva, tenía una tradición familiar de cómo lidiar con La sequía en Israel.





"El Hatam Sofer (la principal autoridad alemana de la Torá del siglo XVIII) escribió que las nubes de lluvia son causadas por vapores que se elevan desde el mar hasta el cielo", explicó Rabbi Berger a Breaking Israel News. "La sequía se produce cuando la gente habla cosas malas, mentiras o calumnias, y los vapores de sus bocas se levantan y bloquean los vapores del océano, y por lo tanto detienen la lluvia.



"Mi padre dijo que la manera de arreglar esto era sacar buenos vapores de nuestra boca, ya sea aprendiendo la Biblia o hablando bien de nuestros semejantes", concluyó Rabi Berger.



El rabino Elyakim Levanon del Consejo Regional de Samaria también atribuyó la sequía a las fechorías de Israel, citando una causa diferente. En su propia publicación la semana pasada, el rabino Levanon afirmó que la sequía y los incendios resultantes fueron una retribución divina por los recientes movimientos del gobierno israelí para desmantelar el asentamiento judío de Amona.



Trágicamente, el clima inusualmente seco, junto con fuertes vientos de invierno, condujeron la semana pasada a la propagación de incendios forestales, algunos de los cuales confirmaron incendios provocados por piro - terroristas.



"Cualquiera con ojos y cerebro en la cabeza puede ver cómo el país tiene sed de agua", escribió Rabí Levanon. "Estamos a finales del mes de noviembre según el calendario gregoriano, y todavía no hay señales de lluvia ... fuertes vientos ... todo está seco, inflamable, ardiente!"



"Hasta que la vergüenza de la amenaza de destruir los asentamientos en la Tierra de Israel, en Amona, en Ofra y en muchos otros lugares no se elimine, habrá una sequía! El día en que se toma la decisión que no se puede obtener con disputas legales-ese mismo día las lluvias de bendición comenzarán a caer ".



Fuente: Breaking Israel News

Traduccion: Shalom Jerusalén  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook