miércoles, 18 de enero de 2017

¿Cómo diseñar 7.275.650.514 rostros diferentes?

PUBLICIDAD





  
La semana pasada explicamos lo que significa la palabra TSUR (צור) cuando se utiliza para referirnos a HaShem. Dijimos que TSUR quiere decir “Roca”, y a veces se usa para dirigirnos a HaShem como nuestro Protector, como la roca que protege al soldado de las flechas de sus enemigos.


También dijimos que de acuerdo al sentido metafórico original, según lo explica Maimónides, TSUR es la montaña rocosa, la Roca Madre, de la cual provienen todas las piedras.  En este sentido, cuando nos referimos a HaShem como TSUR queremos decir que Él es nuestro origen, nuestro Creador. Así, por ejemplo, en la Amidá usamos la hermosa expresión TSURENU, TSUR JAYENU, para decir que “HaShem es nuestro Creador, y Quien dio origen a nuestras vidas”.

Hay una tercera explicación de TSUR, basada en el hecho que la palabra hebrea TSUR también está asociada con TSURA, diseño y TSAYAR, diseñador o artista.

La Gemará en Berajot analiza el versículo en Shemuel (I 2:2) en el que Janá alaba a haShem y dice  אין צור כאלקינו “No hay TSUR como nuestro Dios”.  Aquí quizás se podría entender TSUR como origen: Janá le está agradeciendo al Creador que le dio a ella un hijo, Shemuel.  Sin embargo los Jajamim formularon una derashá, o sea, una interpretación no literal (o literaria) de la palabra TSUR y dijeron:  Aquí deberíamos entender TSUR (=Creador) como TSAYAR (=diseñador o Artesano). Janá se refería a que “No hay un artesano como nuestro Dios”. La Gemará explica que las obras de HaShem son incomparables.  Janá observaba que un ser humano puede diseñar figuras o relieves, pero sólo HaShem puede diseñar figuras y relieves con vida, algo tan perfecto como el cuerpo humano, que respira y piensa (como su bebé recién nacido, Shemuel). Janá, que por muchos años no pudo tener hijos,  también alabó a HaShem por el milagro del embarazo: Sólo HaShem posee la sabiduría (y el arte) de poder crear a un ser humano que respira dentro de otro ser humano!

Todo esto llevó a Janá a expresar: אין צור כאלקינו HaShem es el Supremo e incomparable Diseñador.

En Masejet Sanhedrín (38a) los Jajamim, formularon una idea muy parecida, inspirada en el mismo pasuq. Dijeron que “cuando un ser humano acuña monedas usando el mismo molde, todas las monedas son idénticas. Pero cuando HaShem diseña a los seres humanos, utilizando el mismo molde, todos se ven diferentes. ” HaShem utiliza el mismo molde: una nariz, dos ojos y una boca, y con esos pocos elementos puede diseñar mas de 7 mil millones de rostros diferentes.

Cuando decimos TSUR refiriéndonos a HaShem, debemos recordar que Él es el Supremo Creador, el incomparable Diseñador del mundo, que creó a cada una de Sus criaturas con el mismo molde pero con un diseño único.

Fuente: Halaja.org

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook