lunes, 23 de enero de 2017

El joven héroe musulmán de Nueva York

PUBLICIDAD






Entrevista exclusiva con Ahmed Khalifa, quien valientemente persiguió y ayudó a atrapar al atacante de una mujer judía.


Luego de que persiguió al hombre que había atacado a una mujer judía en Brooklyn, muchos han elevado a Ahmed Khalifa, un inmigrante musulmán de 17 años de edad, a la categoría de ‘héroe moderno’. “Soy una persona normal”, insiste Ahmed Khalifa en la entrevista exclusiva concedida a AishLatino.com. “Todos deberían hacer lo que yo hice”.

El miércoles 28 de diciembre de 2016, Ahmed, un estudiante de la escuela secundaria Midwood de Brooklyn, viajaba en metro rumbo a casa desde su trabajo vespertino en una librería local. De pronto, un hombre golpeó en la cara a una mujer judía que iba en el tren. “Fue un golpe muy duro, casi pude sentir el golpe”, le dijo posteriormente Ahmed a los reporteros. “El tipo medía casi dos metros, era un tipo muy grande”, explicó Ahmed, quien con su poco más de metro y medio de estatura no parecía competencia para el atacante.

Ahmed inmediatamente comprendió que la mujer que había sido golpeada era judía. “Estaba vestida como religiosa, se notaba que era judía”, explicó el joven a los reporteros. Entonces miró al atacante. “Él estaba al final del tren, y yo simplemente lo miré con rudeza, como diciéndole: ‘Te veo, no te puedes esconder, cobarde’”.

    La mayoría de los pasajeros no hizo nada. Mientras el atacante escapaba del tren, Ahmed decidió entrar en acción.

Mientras Ahmed y otros pasajeros observaban, la mujer cayó al suelo con sangre en todo su rostro y momentáneamente pareció perder la conciencia. Cuando volvió en sí, sollozó: “¿Por qué me haría algo así? ¿Por qué me haría esto a mí?”, mientras buscaba sus anteojos que estaban en algún lugar del piso. Un pasajero se acercó a ayudar a la mujer, pero la mayoría de los pasajeros no hizo nada. Mientras el atacante escapaba del tren, Ahmed decidió entrar en acción, pensando: “Sólo vives una vez, así que es mejor que intentes hacer una diferencia en el mundo”.

Mantuvo abierta la puerta y gritó pidiendo ayuda; pero luego decidió perseguir al atacante.

Cuando Ahmed llegó a la calle, todavía gritando y persiguiendo al atacante, fue ayudado por un judío ortodoxo que justo pasaba por allí con su automóvil y quien le ofreció ayuda en la persecución. Mientras avanzaban ambos fueron conversando sobre el hecho de que aquel ataque podría ser considerado un ‘crimen de odio’. Cuando vieron al atacante detenerse y esperar junto a una parada de autobús, llamaron a la patrulla local de seguridad judía Shomrim, quienes a su vez llamaron a la policía.

El asambleísta Dov Hikind de Nueva York, cuyo distrito incluye el barrio de Brooklyn, donde ocurrió el ataque, explicó lo que ocurrió a continuación en una entrevista exclusiva para AishLatino.com: “El atacante se puso muy agresivo y fue arrestado. Le dije a Ahmed: ‘Arriesgaste tu vida al perseguirlo y mantenerlo a la vista hasta que la policía llegara’. Pero Ahmed no lo ve así… Él dijo que tan sólo hizo lo correcto, algo que cualquiera habría hecho”.
Premio por valentía

Esta no era la primera vez que Ahmed actuaba con valentía. Un par de meses antes, el estudiante había detenido a un indigente suicida, evitando que saltara desde un tren a los rieles. Ahmed le explicó a AishLatino.com que el hombre estaba a punto de saltar del tren en movimiento, “así que fui, lo agarré y lo tiré de vuelta al tren, deteniéndolo hasta la siguiente parada”, en la que una mujer tiró el freno de emergencia y pidió ayuda.

A pesar de que Ahmed insistía que no es ningún héroe, el asambleísta Hikind estaba determinado a honrar al joven. El 5 de enero del 2017, Ahmed, junto a sus padres, primos, parientes, amigos, imam y otros, asistió a una ceremonia en la oficina del asambleísta Hikind. El asambleísta le dio un documento oficial honrando su valentía.

“Sé que un documento legislativo es un buen gesto”, confidenció el Sr. Hikind, “pero es sólo un pedazo de papel”. El asambleísta había hablado con el padre de Ahmed, un refugiado de Sudán, y se había enterado que el estudiante no tenía una computadora. “Quería darle algo práctico también”, explicó el Sr. Hikind. Él se contactó con los dueños judíos de una tienda local de tecnología, Focus Camera, y les pidió su ayuda. Los dueños del local estaban felices de ayudar, y donaron una laptop, la cual le entregó el asambleísta Hikind a Ahmed junto al documento legislativo.

El asemblísta Hikind entregándole la laptop a Ahmed.El asemblísta Hikind entregándole la laptop a Ahmed.



“Ahmed Khalifa tiene un brillante futuro por delante… A los 17 años realmente personifica lo que significa ser un ser humano decente, lleno de amor y preocupación por los demás”, dijo el asambleísta Hikind en la ceremonia. El líder musulmán, el imam Awad ElSayed estuvo de acuerdo, agregando que “Ahmed unió a nuestra comunidad… No estoy hablando de religión. Somos seres humanos, juntos como una comunidad ahora”.

También en la ceremonia estaba Rav Moshé Shmiel Rottenberg, quien explicó: “Quiero agradecerle a Ahmed por unirnos como resultado de su valentía y heroísmo en todo este proceso. Apreciamos lo que hizo por nuestra comunidad, y como siempre digo, una buena acción es más grande que 1.000 inspiraciones. Gracias Ahmed”.

El Sr. Hikind ha estado en contacto con la víctima del ataque, y dice que ella “está sumamente aterrada… no te puedes ni imaginar lo asustada que está… Quiere agradecerle a quienes la ayudaron, pero esta traumatizada por el ataque, lo cual resultó en una breve hospitalización”.

A pesar de que es demasiado pronto como para saber si el ataque fue oficialmente un ‘crimen de odio’, los ataques a judíos en Nueva York han aumentado muchísimo en los últimos meses. En diciembre del 2016, la policía de Nueva York reportó una “gigantesca alza” en los crímenes de odio, siendo la mayoría de las víctimas judíos. “No cabe duda que hay cada vez más incidentes”, notó el asambleísta Hikind. “Rezamos por lo mejor. El odio no ha desaparecido. Quizás se está poniendo incluso peor”.

En contraposición a este desalentador panorama, la valentía de Ahmed Khalifa es inspiradora. “Estoy muy orgulloso de él. Lo amo mucho. Es un buen hijo. Lo críe para ser buena persona, le enseño qué hacer, cómo ayudar a la gente”, explicó su padre, Abdurhman Khalifa, a AishLatino.com. La hermana de 12 años de Ahmed está de acuerdo, agregando que “Mis padres nos enseñaron a mis hermanos y a mí a ser valientes. Eso significa ayudar a otros y defenderlos”.

Pero Ahmed insiste que no es ningún héroe. “Todos deberían hacer esto, porque somos una sola humanidad. Yo ayudaría a cualquiera, no importa quién sea, y estoy feliz de que la gente esté aprendiendo que esto es lo correcto de hacer”.

Fuente: Aish Torah

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook