martes, 31 de enero de 2017

El rey de Jordania llegó a Estados Unidos para intentar impedir el traslado de la embajada norteamericana a Jerusalem

PUBLICIDAD






El rey Abdullah de Jordania llegó ayer a Washington, en el marco de una visita oficial al nuevo gobierno de Estados Unidos. El monarca se reunió con el vicepresidente norteamericano, Mike Pence, y con el secretario de Defensa, James Mattis. Uno de los principales objetivos del rey es ejercer influencia en el gobierno para que se retracte de la posibilidad de transferir la embajada de Estados Unidos a Jerusalem.


La Casa Blanca explicó en un comunicado que en la reunión entre el vicepresidente Pence y el rey Abdullah se discutieron una variedad de temas, incluyendo la lucha contra Isis, la crisis en Siria, los esfuerzos para alcanzar un acuerdo de paz entre Israel y los palestinos, y en especial acerca de la embajada norteamericana.

"También fueron debatidos los puntos de vista del rey sobre cambios potenciales en la región, incluyendo el posible traslado de la embajada de Estados Unidos en Israel y la mejor manera de avanzar hacia un acuerdo de paz israelí-palestino " , señala el comunicado de la Casa Blanca.

Por su parte, la Corte Real en Jordania difundió un comunicado recogido por la agencia oficial de noticias Petra, en el cual destaca que, en la reunión, “Su Majestad subrayó que el terrorismo es un enemigo común que nos amenaza a todos”.

Según la agencia, el rey hizo hincapié en que los musulmanes son las primeras y principales víctimas de los “proscritos del Islam” – en referencia a los terroristas islamistas radicales - "que plantean un problema global, no representan a ninguna fe o nacionalidad y apuntan contra todos aquelllos que no se adhieren a su ideología de odio".

Abdullah es el primer líder árabe que llegó a Estados Unidos desde la asunción del nuevo presidente, Donald Trump y lo hace en momentos en que crece la polémica por la disposición de Trump de restringir la entrada de inmigrantes procedentes de siete países árabes y musulmanes.

A pesar de que Jordania no es uno de los siete países de esa lista, no cabe duda de que esta decisión de Trump puede afectar en forma indirecta al reino, ya que la prohibición de entrada a los refugiados sirios podría empujarlos hacia el sur, hacia Jordania, que ya se encuentra desbordada y acosada por problemas sociales y económicos debido a la afluencia de refugiados.


Fuente: Iton Gadol

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook