martes, 17 de enero de 2017

Las últimas palabras de un joven cristiano que detuvo a un terrorista islámico: 'Moriré, pero no vas a entrar en nuestra iglesia'

PUBLICIDAD








El 15 de marzo de 2015, el joven paquistaní Akash Bashir estaba vigilando la puerta de la iglesia de San Juan, en Youhannabad, cuando un hombre con un chaleco bomba intentó entrar en el templo.


Para evitar que la bomba acabase con la vida de los cristianos que estaban celebrando la Eucaristía, este joven cristiano se abalanzó sobre el terrorista que hizo estallar los explosivos.

Akash Bashir evitó con el sacrificio de su vida que cientos de cristianos que se encontraban en la iglesia fueran masacrados. Ayuda a la Iglesia Necesitada señala que sus últimas palabras fueron: "Moriré, pero no vas a entrar en nuestra iglesia".

Bashir, padre de Akash, en un testimonio recogido por Ayuda a la Iglesia Necesitada, cuenta: "Mi hijo conocía el sacrificio que estaba haciendo. Él dio su vida para salvar a cientos –incluso miles- de personas que estaban en la Misa aquella mañana".

"Dios ha aceptado el sacrificio de nuestro hijo Akash", asegura el padre de este joven cristiano, que también señala que "por amor a Jesús" han perdonado a los que les persiguen.

"Akash era especial. La mañana que murió, le había dicho que no hiciera él la guardia, pero dijo que era su deber. ¿Cómo podría haberlo detenido?", afirma Nazbano, la madre de Akash.




El Padre Francis Gulzar, párroco de la iglesia de San Juan y vicario general de la arquidiócesis, ha informado que se ha solicitado el inicio del procedimiento oficial para declarar al joven Akash Bashir mártir y "honrar el sacrificio realizado en su barrio de Yauhanabad", según recoge la agencia de información salesiana ANS.

"Yo he sido testigo del trágico ataque suicida en mi parroquia, mientras celebraba la Santa Misa, con más de 2.500 fieles el 15 de Marzo de 2015… Akash Bashir, un joven de 18 años, era una de las personas encargadas de la seguridad en la entrada de la iglesia", cuenta este párroco.

El Padre Francis Gulzar relata cómo Akash Bashir detuvo a los atacantes, incluso cuando uno de los suicidas mostró su chaqueta llena de explosivos exigiendo a Akash que les dejara pasar. "Inmediatamente comenzó a detener y no dejarlo pasar, hasta que el terrorista se inmoló. Akash murió en ese momento, pero salvó a muchos fieles con ese valiente acto de amor", recuerda el sacerdote.

Fuente: Gaceta



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook