miércoles, 8 de febrero de 2017

El padre del presidente Trump construyó una sinagoga

PUBLICIDAD






La sinagoga de Fred Trump




Fred Trump se presentaba como originario de Suecia. De hecho, su padre, Frederick Trump (1869-1918) era un alemán de la ciudad de Kallstadt (Reino de Baviera) que emigró en 1885 a los Estados Unidos e hizo una fortuna en restaurantes durante la fiebre del oro del Klondike. Casado por segunda vez en su tierra natal con Elizabeth Christ, regresa a Nueva York, al distrito de Woodhaven (Queens). Entonces, ¿por Fred Trump hijo sostuvo que su familia venía de Suecia? Simplemente, admite el rabino Shmuel Wagner en una entrevista con Yated Neeman, dado que su familia poseía un gran número de apartamentos en Brooklyn, no le resultaba agradable reconocer su origen alemán.


Más que eso: Fred hijo asignó una sinagoga al padre del rabino Shmuel – y a este último, Rosh Yeshivá de una institución para jóvenes estadounidenses en las colinas de Judea. Véase en este sorprendente acto por parte de este no judío germano-americano un mérito que su hijo, el famoso Donald, puede haber heredado hoy …



El rabino Israel zal Wagner, padre del rabino Shmuel dice que llegó a Nueva York en los años cincuenta. En su juventud estaba muy cerca de Rabí Aharon de Belz; después del Holocausto, pasó a Bolivia, donde sirvió como Rav, a continuación, a California y finalmente a Nueva York porque buscaba instituciones válidas para educar a sus hijos. Fue invitado a convertirse en rabino de un barrio, Flatsbush, los edificios pertenecían a Fred Trump. La mayoría de los habitantes eran judíos, algunos religiosos, pero seguían teniendo un gran recuerdo de su infancia en Europa. Se creó una sinagoga en un sótano, y el rabino Israel fue el Rav. Rápidamente, la comunidad aumentó de volumen. Y la bodega se quedó pequeña. ¿Cómo acceder a un local más apropiado? El Rabino Israel tomó la iniciativa de hablar con el dueño, Fred, no dudando en presentar el aspecto comercial de las cosas, una sinagoga en el barrio podría atraer a más gente, gente decente y civilizada. La idea agradó mucho al Sr. Trump, quien ofreció la tierra para este propósito y añadió fondos para ayudar con la construcción de la sinagoga!

A partir de entonces, las relaciones entre los dos no hicieron más que crecer, entonces Fred llamaba al rabino Israel “mi rabino”. Y, de hecho, siguió apoyando a la sinagoga con donativos que fueron en aumento, tan grande era su respeto por el rabino Israel; el rabino también podría hablarle de las familias del barrio que pasaban fases difíciles y Fred ayudaba …

Fred era alguien reposado y tranquilo, a diferencia de su hijo, y cristiano, tenía respeto por la religión, aunque fuera la de nuestro pueblo. Él veía al rabino Israel como un ejemplo de lo que debe ser un hombre religioso.

“Hace dos años, añade el rabino Wagner, mi madre falleció. Cuando llegó a la edad de 90 años, organizamos una pequeña fiesta en Israel, y entre otros enviamos una invitación a Donald, al que conocíamos muy bien entonces. Para nuestra sorpresa, recordaba perfectamente a nuestra madre, y envió una foto con una dedicatoria a la ‘Rabina’ … “

Durante su reciente campaña, Donald Trump no dudó en mostrarse orgulloso de la sinagoga que su familia construyó en Flatbush.

Para el rabino Shmuel Wagner, el actual presidente de los Estados Unidos tiene “zjut avot”, méritos heredados de su padre, que lo han acompañado a su posición actual.
Fuente: Enlace Judio

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook