viernes, 10 de febrero de 2017

Irán en la mira de Trump

PUBLICIDAD






Prof. Eyal Zisser


Desde su victoria en las elecciones presidenciales, los medios de comunicación han focalizado gran parte de su atención en el curso de acción que Donald Trump podría tomar con respecto a Irán, en particular en lo que respecta al controvertido acuerdo nuclear. El ex presidente de EE.UU., Barack Obama, se rindió, de hecho, tras firmar el acuerdo y dejó que Irán haga a su antojo en el Oriente Medio, fomentando el terrorismo y la subversión y avanzando en su estatus sobre las espaldas de los aliados de Washington.

Había quienes pensaban que a Trump le bastaría con sus mensajes en Twitter y sus declaraciones a los medios; ya que es difícil violar o anular un acuerdo internacional que sigue contando con el apoyo de la mayoría de los países europeos, así como de Rusia y China. Pero Trump parece haber llegado a la conclusión de que una débil protesta es una respuesta inadecuada, que las líneas rojas deben trazarse de nuevo y que Estados Unidos debe responder con firmeza y decisión cada vez que Irán intente cruzarlas.

Y así, una semana después de entrar en la Casa Blanca, Trump ha impuesto nuevas sanciones a Irán que pueden dañar gravemente su economía estancada e incluso ha desplegado un buque de guerra de la costa de Yemen, un país en el que los iraníes están trabajando para añadir a su círculo de influencia. Si los tweets de Trump son una indicación, estos pasos son sólo el principio. Como él dijo, “Irán está jugando con fuego – no aprecian cuán ‘gentil’ fue el presidente Obama hacia ellos. ¡Yo no!” y por lo tanto, como manifestó en una conferencia de prensa, “No hay nada fuera de la mesa” cuando se trata de una respuesta de EE.UU. a Irán.

No es Trump quien está buscando una confrontación, sino Teherán, que ha tratado de probarlo y le presenta hechos consumados. Hace aproximadamente una semana, los iraníes probaron un misil balístico con un alcance de 3.000 kilómetros (1.900 millas), capaz de llegar a Europa. Teherán afirma que la prueba no era una violación del acuerdo nuclear que firmó hace dos años, ya que el misil no tiene la intención de llevar armas nucleares. Pero esta afirmación es claramente falsa e inverosímil, e indudablemente una violación del espíritu del acuerdo. También está claro que no era sólo el desarrollo de misiles balísticos los que los iraníes estaban poniendo a prueba -una prueba que fracasó rotundamente, ya que el misil explotó el aire-, sino también al nuevo presidente de EE.UU. Resulta que estaban equivocados en su evaluación sobre la respuesta de Trump.

Desde entonces, el presidente se ha quitado los guantes y ha anunciado que Irán ha sido oficialmente “puesto sobre aviso” y que medidas adicionales contra la República Islámica se emitirán en breve. Uno puede asumir que su administración se abstendrá de tocar el acuerdo nuclear. Aunque Trump puede creer que sea un acuerdo “espantoso”, se da cuenta de que sigue siendo un hecho consumado, debido a las posiciones de los países que autorizaron su implementación. Trump podría centrarse en cambio en los esfuerzos para bloquear el camino de Irán para imponer su influencia en todo el Oriente Medio, en Irak y Yemen, por ejemplo, y castigar a Teherán por sus intentos de socavar la estabilidad regional y sabotear los intereses de Estados Unidos y de los intereses de los aliados de Washington. Esta no es una tarea sencilla, pero incluso el viaje más largo comienza con un pequeño paso.

Fuente: www.israelhayom.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook