jueves, 30 de marzo de 2017

Buscar comida en la basura, el nuevo drama de Venezuela

PUBLICIDAD






Estas personas no son recicladores, sino padres de familia, abuelos y hermanos que hurgan entre las basuras para conseguir alimentos y sobras de los restaurantes. Cada 24 horas, de día o de noche, esta escena se repite en muchas zonas de Caracas con la presencia de madres de familia y sus pequeños hijos que se disputan las canecas y las bolsas de basura.


¡Queremos comida. Nos están matando de hambre. Nuestros niños a esta hora no han almorzado¡ Las palabras son de Wilfredo Martínez, un pastelero desempleado de 40 años, quien entre desesperados gritos clamaba por leche para sus hijos durante una reciente protesta en Caracas.

Ese drama se repitió la semana pasada cuando una afligida madre de 25 años llamada Yohandry Smith, se abalanzó sobre el presidente Maduro durante un acto público que se transmitía en vivo por la televisión, para suplicarle por alimentos, pues su hijo estaba desnutrido. El Mandatario, dando muestras de extrañeza, solo atinó a tocarle la cabeza a Yohandry y siguió hablando por el micrófono. El video ya le dio la vuelta al mundo.

Quien lo creyera. Venezuela, con 300.000 millones de barriles de reservas de petróleo, las mayores del planeta, que en décadas pasadas se caracterizó por su derroche, sigue sumergida en la peor crisis alimentaria de su historia provocada por el desplome de su modelo económico, éxodo de la inversión empresarial, desorden cambiario y una inflación que podría ser del 1600% este año.

Por eso, familias enteras de los barrios populares de Caracas ahora hurgan en la basura de los restaurantes para consumir sobras, pues aunque obtengan algo de dinero, el mismo es insuficiente para comprar víveres.

Es tal la crisis, que muchos afirman que Venezuela es el escenario verídico de “Los Juegos del Hambre”, como se tituló la saga de películas de Hollywood protagonizada por la estadounidense Jennifer Lawrence donde ella lucha por sobrevivir, obtener comida, pasando duras pruebas para alcanzar la libertad de su pueblo y derrotar a un dictador.

Casi todo escasea en Venezuela desde pan, pasando por azúcar, carne, leche, jabón hasta pañales, toallas sanitarias y papel higiénico.

Hoy, en las mesas de los hogares venezolanos de clase media y baja, el consumo de carne, arroz, leche y otros alimentos básicos es bajo o nulo. Solo las personas adineradas tienen la posibilidad de comprar alimentos, pues la mayoría tienen precios elevados debido al acaparamiento, la especulación y el contrabando.


Video: comer de la basura, el drama del hambre en Venezuela

Los analistas estiman que el índice de escasez alimentaria es hoy del 80%. Es decir, que solo el 20% de los productos de consumo masivo están disponibles.

Este padre de familia y sus dos pequeñas hijas buscan desesperadamente sobras para llevar a casa. La crisis ha llevado a las personas a ese nivel de postración.


De acuerdo con Ronal Rodríguez, investigador del Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario en Bogotá, todo es culpa de un modelo económico que limitó el acceso a bienes y servicios, ya que el Estado se convirtió en el gran importador y solo unos pocos empresarios privados pueden ejercer esa tarea. “En otras palabras, no existe un libre mercado como sí lo hay en Colombia”, dice.

Lo peor, anota el investigador, es que el Gobierno impuso un férreo control cambiario –para evitar una fuga de capitales hace diez años- que no permite a las empresas ni a los ciudadanos obtener fácilmente los dólares para importar bienes ni materias primas.

Hace poco el Gobierno determinó intervenir 1500 panaderías de Caracas y sancionó a dos por presunta especulación, pero muy pocos creen en esa medidas, ya que muchas cerraron por falta de harina y otros insumos.

Por ello, hoy el 80% de la población es pobre y el 52% está en la pobreza extrema, casi en la indigencia.

Según el analista tal situación podría empeorar muy pronto. “El problema es grave y la única salida será violenta y no democrática, pues el pueblo no ve ni siquiera opciones en la oposición”.

Claramente es una situación grave porque el modelo económico no funciona, pues “el programa de Gobierno no es socialista sino de supervivencia”. apunta por su parte, Stanley Simón Malinowitz, director del Observatorio Internacional de la Universidad Nacional de Colombia. Por ello, el hambre acosa en todas partes de Venezuela.

Fuente: El Pais

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook