miércoles, 8 de marzo de 2017

Netanyahu viaja a Rusia para dejar en claro que los altos del Golán le pertenecen a Israel y que no permitirá que el terrorismo iraní se establezca en Siria.

PUBLICIDAD







Netanyahu viaja a Rusia para dejar en claro que los altos del Golán le pertenecen a Israel y que no permitirá que el terrorismo iraní se establezca en Siria.




Netanyahu viaja a Rusia para hablar con Putin de Siria e Irán


El primer ministro, Biniamín Netanyahu, viaja el jueves a Moscú para una visita relámpago en la que se reunirá con el presidente Vladímir Putin para abordar asuntos de seguridad nacional relacionados con la guerra civil en Siria, la influencia de Irán y el futuro de la meseta del Golán.

“El viaje tiene dos objetivos: continuar la relación entre Israel y Rusia para evitar fricciones en Siria (…) y elevar de nuevo ante Putin que la meseta del Golán no debe formar parte de ninguna propuesta de acuerdo”, dice un comunicado oficial.

El mandatario israelí pedirá además que las negociaciones de un acuerdo de paz para Siria no contemplen ningún tipo de presencia de Irán en el país vecino una vez concluida la guerra.

“Netanyahu expresará la tajante oposición de Israel a cualquier presencia militar de Irán o de sus grupos (en alusión a la organización terrorista libanesa chií Hezbollah) en nuestra frontera norte o en el Mediterráneo, en el marco de las conversaciones de paz o de un acuerdo”, aseguró la Oficina del Primer Ministro.

Días atrás, al inaugurar la reunión semanal del Consejo de Ministros, el jefe del Gobierno había advirtió de que “Irán trata de afianzarse en Siria con presencia militar terrestre y naval”, un asunto que preocupa a Israel porque teme que una vez concluida la guerra Teherán gane peso en la política regional y establezca una base de operaciones en el territorio sirio.

Irán y Hezbollah son, junto con Rusia, los principales apoyos del régimen del presidente sirio, Bashar al Assad.

“De una u otra manera, con Assad o sin él, la situación de Israel después de la guerra civil será muy compleja, pero desde luego no toleraremos una base iraní al otro lado de nuestra frontera”, explicó una fuente diplomática israelí que pidió el anonimato.

Según la Inteligencia israelí, Siria ha sido siempre vital como base de apoyo logístico y puente entre Irán y Hezbollah, pero después de la guerra Assad estará “hipotecado” a los designios de Irán.

Netanyahu también advierte de una creciente presencia de terroristas de Hezbollah en la parte este de la meseta del Golán, que durante la guerra civil llegó a caer parcialmente en manos rebeldes jihadistas.

“Hay un progresivo intento de abrir contra nosotros un frente en la meseta del Golán”, advirtió el el primer ministro, quien insistió en que Moscú tampoco debe respaldar peticiones de Asad para que un eventual acuerdo de paz reconozca la soberanía siria sobre la parte que Israel anexó.

Israel conquistó en 1967 la parte oeste de los Altos del Golán, una zona que había permanecido en calma desde 1974 hasta que se inició la guerra civil siria.

En los últimos tres o cuatros años, los intercambios de fuego en la zona se han incrementado, unas veces por fuego errático y otras por disparos de grupos jihadistas a los que el Ejército israelí ha respondido con ataques puntuales.

Según reportes extranjeros, también se han producido bombardeos israelíes en distintos puntos de Siria, cuando Israel ha considerado que sus intereses de seguridad estaban en peligro, por ejemplo contra convoyes que supuestamente trasladaban armas avanzadas de los arsenales sirios a los de Hezbollah en el Líbano.

El primer ministro aseguró en ese sentido que en su reunión con Putin expresará “la tajante y decisiva oposición de Israel” a cualquier tipo de influencia de Teherán en Siria.

Netanyahu viajará a Moscú a las 08.00 locales acompañado por el ministro para asuntos de Jerusalén, Zeev Elkin; el jefe del Consejo de Seguridad Nacional, Yaakov Nagel, y el jefe de Inteligencia Militar, Hertzi Halevi; y regresará el mismo día tras su entrevista con Putin, fijada para las 11.00 GMT.

“Esta es una reunión muy importante para la seguridad de Israel. Una victoria sobre el terrorismo del Estado Islámico no puede conducir a un incremento en el terrorismo de Irán y de sus grupos. No se cambia un terrorismo por otro”, concluye la nota oficial difundida antes del viaje.

Las visitas de dirigentes israelíes a Moscú, y viceversa, así como las llamadas telefónicas al máximo nivel se han incrementado en los últimos dos años en relación con el conflicto sirio, y existe un mecanismo bilateral de coordinación para evitar errores desde que aviones y tropas rusas están en territorio sirio.

Fuente:  EFE y Aurora

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook