martes, 28 de marzo de 2017

¿Por qué llamamos al primer mes del calendario judío Nisán?

PUBLICIDAD







PARASHAT HAJODESH: ¿Por qué llamamos al primer mes Nisán?



Mar 24, 2017
0 29

חזרנו לקרוא החודשים בשם שנקראים בארץ בבל, להזכיר כי שם עמדנו ומשם העלנו ה

רמב”ן שמות י”ב , 2

En unos pocos días BH comenzaremos el mes de Nisán. Leeremos este Shabbat la Perashá de la semana Vayaqhel-Pequdé, y sacaremos un segundo Sefer Torá para leer haJodesh hazé lajem, esto es, un texto del libro de Shemot (Exodo) capitulo 12 que dice: “Este mes será para ustedes el primer mes….de los meses del año”.    En el calendario hebreo hay 12 meses (o 13 cuando hay un año “bisiesto”,  y se agrega un segundo mes de Adar, lo cual sucede más o menos cada tres años). En la Torá los nombres de los meses se definen con números ordinales: primer mes, segundo mes, tercer mes, etc. El mes de Nisán, es el primero de los 12 meses del año. Dicho sea de paso, para quienes se guían por el calendario gregoriano, aquí hay algo raro….  Enero es el primer mes de los meses del año y también es el primer mes del año, es decir, en Enero comienza el nuevo año. En el calendario hebreo, sin embargo, el año comienza en el séptimo mes del año, que es el mes de Tishrí (en hebreo moderno dicen “Tishrei”), y el primer mes de los meses es Nisán.

El mes que hoy llamamos “Nisán” (no confundir con Nissan, sin acento en la “a”, la automotriz japonesa) fue elegido como el primer mes del año, por ser el mes de Pésaj: para que cada vez que contemos los meses recordemos el gran milagro de nuestra redención. Así, cuando decimos “el tercer mes” estamos diciendo, “el tercer mes, contando desde el mes de nuestra redención“. Algo parecido, aunque en sentido contrario, ocurre con los días de la semana. Los días de la semana en hebreo, como en portugués, se cuentan con los ordinales: primer día ( יום ראשון) domingo, segundo día (יום שני), lunes, etc. Y cada vez que contamos los días lo hacemos en referencia al Shabbat: Cuando decimos en hebreo “Lunes” (שני בשבת), estamos diciendo: “hoy es el segundo día, contando hacia el Shabbat“. Así cada vez que mencionamos un día de la semana nos acordamos del Shabbat.

Pero hoy en día, aunque seguimos contando los días de la semana con números ordinales, ya no contamos los meses con sus nombres ordinales sino que decimos: Nisán, Iyar, Tishrí, etc.¿Por qué? Estos nombres ¡no son nombres hebreos!  En realidad estos eran los nombres de los meses en la antigua Babilonia y luego en Persia (tal como figuran en Meguilat Ester).

La gran pregunta es: ¿por qué los judíos abandonamos los nombres Bíblicos de los meses y adoptamos los nombres no-judíos de los meses de Babilonia?

Rambán (12:2) explica que esto tiene que ver con una profecía de Yirmiyahu (Jeremías).  Yirmiyahu tuvo la difícil tarea de anunciar que si el pueblo de Israel persistía en su abandono de la Torá, el Bet haMiqdash y Yerushalayim serían destruidos, y que los sobrevivientes serían llevados como cautivos a Babilonia. Pero también consoló al pueblo, anunciando que HaShem milagrosamente los traería otra vez desde Babilonia hasta la tierra de Israel. Este gran milagro ocurrió en el año 538 aec, cuando, como dice en los dos últimos pesuquim del Tanaj,  el emperador persa Ciro, Koresh, anunció que HaShem se reveló a él,  y le ordenó reconstruir Su Casa, el Bet haMiqdash, en Yerushalayim.  Milagrosamente Koresh también invitó a todos los Yehudim que quisieran regresar a Israel a hacerlo bajo su protección.

Yirmiyahu había profetizado la destrucción y el exilio de Israel (capítulo 16: 9-13) y también el regreso del pueblo judío a su tierra. Y allí mismo (16:14-15) dijo que cuando esto suceda, cuando HaShem haga regresar al pueblo judío de la tierra de Babel hacia Israel:  “…ya no se dirá [solamente] que HaShem … sacó a los hijos de Israel de la tierra de Egipto, sino que se dirá que HaShem trajo de regreso a los hijos de Israel [a su tierra] desde la tierra del norte (=Babel) y desde todos los países donde los había exiliado” .

Nuestros sabios entendieron que esto no quiere decir que el recuerdo de la Redención de Babel vaya a reemplazar al recuerdo de la redención de Egipto. De hecho, no existe ningún evento en la historia judía que sea mencionado y recordado tantas veces como nuestra liberación de Egipto. Hay decenas de Mitsvot, no sólo Pésaj sino también Shabbat, Tefilín, Shemá, etc. que nos recuerdan la salida de Egipto.

Pero, ¿qué hacemos entonces con la indicación del profeta Yirmiyahu: recordar el gran milagro de la redención de Babel?  Rambán explica que ésta es la razón por la cual contamos los meses con los nombres no-judíos babilónicos. Para seguir la indicación del profeta Yirmiyahu. Y cada vez que mencionamos el nombre de uno de los meses de nuestro calendario, recordamos nuestro exilio en Babel y nuestra milagrosa redención de ese terrible cautiverio.

Fuente: Halaja.org

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook