lunes, 13 de marzo de 2017

Una medicina milagrosa israelí salvó la vida de un jugador de hockey desahuciado.

PUBLICIDAD







Una droga milagrosa de origen israelí salva a un jugador de hockey con cáncer


cuando a Sam Fields le dieron dos semanas de vida, no se sabía que Gleevec ayudaría en casos como el suyo. 14 años después, de regreso de las puertas de la muerte, el atleta dice que sin ella, simplemente “no estaría aquí”

El hockey había sido el punto central en la vida de Sam Fields durante casi tanto tiempo como puede recordar.

Nativo de Chicago, entró en el deporte a la edad de ocho años. Fields había jugado al hockey profesional durante unos cinco años cuando lo llamaron para una prueba en la Liga Nacional de Hockey. A los 27 años, estaba en la cúspide a punto de convertirse en uno de los pocos judíos en la NHL (por sus siglas en inglés).

Pero unas semanas antes de dirigirse a un campo de entrenamiento de la NHL, Fields apenas podía levantarse de la cama. Estuvo durmiendo durante 20 horas, sin poder sacudirse el agotamiento físico. Después de forzarse a salir de la casa para hacer algunos recados, Fields pasó al volante de su coche.

Inicialmente, los médicos pensaron que tenía la gripe. Pero rápidamente se hizo evidente que había algo mucho más serio en curso. Finalmente Fields fue diagnosticado con leucemia mieloide crónica, o CML, una forma de cáncer particularmente agresiva. Menos de uno de cada tres pacientes sobrevivieron más de cinco años, y Fields parecía estar en las etapas avanzadas.

Le dieron dos semanas de vida.



“Recibí una sentencia de muerte”, recordó Fields.

Eso fue en 2003. Ahora con 40 años, lleva 15 años libre del cáncer. Él atribuye a Gleevec – una droga cuyo uso para la enfermedad de Fields aún estaba en fase experimental en 2003 – que le haya salvado la vida.



“No hay duda, no estaría aquí si no fuera por esa droga”, dijo Fields.


Gleevec fue el primer fármaco en el mercado que se dirigía directamente a las células causantes de cáncer en CML (por sus siglas en inglés) mientras dejaba aparte las células sanas. Con un seguimiento rápido a través de ensayos clínicos y aprobado por la FDA en 2001 para el tratamiento bajo ciertas circunstancias, Gleevec ofreció la promesa de convertir una enfermedad mortal en una condición manejable. La revista Time puso la droga en su portada y la calificó de “bala” contra el cáncer.

Gleevec fue inventado en la década de 1990 por el bioquímico Nicholas Lyndon, y su éxito se atribuye más a menudo al oncólogo Brian Druker, pionero en su uso para el tratamiento de la LMC.

Pero el trabajo de Druker se basaba en la investigación científica innovadora llevada a cabo en la década de 1980 por un investigador israelí en el Instituto Weizmann de Ciencias, Eli Canaani, trabajando junto con el hematólogo visitante estadounidense Robert Gale. En el laboratorio de Canaani en Israel, él y Gale fueron los primeros en descubrir que cuando dos genes clave tenían una desviación en la que intercambiaban fragmentos de material genético, el resultado era una proteína fusionada que desencadenaba el cáncer.

“Fue la primera demostración de que un reordenamiento de ADN específico del cáncer se une a dos genes específicos y provoca una fusión de sus proteínas codificadas para formar una proteína cancerosa”, dijo Canaani.

“Si el Dr. Brian Druker es el padre de Gleevec, entonces el profesor Eli Canaani es el abuelo”
La fusión anormal, conocida como translocación de Filadelfia o cromosoma Filadelfia, da como resultado un gen llamado BCR-ABL. Gleevec trabaja inhibiendo la fusión de los genes BCR y ABL.



Después de empezar a jugar al hockey a los 8 años, Sam Fields jugó profesionalmente durante unos cinco años hasta su diagnóstico de cáncer. (Cortesía de ICRF / via JTA)

Hasta el descubrimiento de Canaani, los médicos sabían de la unión de los dos genes, pero no habían comprendido su significado.

“Juntos Eli Canaani y Robert Gale mostraron que de hecho se crea un nuevo gen que no está presente en ninguna célula normal. Entonces se hizo evidente para todos en el campo que este nuevo gen podría estar impulsando la formación de las células cancerosas”, dijo Druker, ahora director del Instituto Knight Cancer en la Universidad de Salud y Ciencia de Oregon.

“Si el Dr. Brian Druker es el padre de Gleevec, entonces el Profesor Eli Canaani es el abuelo”, dijo Eric Heffler, director ejecutivo nacional del Israel Cancer Research Fund, una organización benéfica que apoya la investigación del cáncer en Israel y financió la investigación de Canaani.

Investigaciones posteriores de Canaani e innumerables más descubrieron cientos de fusiones de genes asociadas con cánceres. Los descubrimientos allanaron el camino a una serie de tratamientos eficaces.

“Me gusta desafiarme”
Fields no sabía nada de esto cuando recibió su primer diagnóstico. Todo lo que sabía era que estaba enfermo de muerte.

Criado en el suburbio de Wilmette, Illinois, Fields había estado físicamente activo y sano toda su vida. Cuando entró en el hockey, se despertaba a las 5 a.m. para jugar antes de clase y regresar al hielo directamente después de la escuela. Durante la escuela secundaria, vivió lejos de casa para dedicarse al hockey.

“Es un deporte muy técnico, y todo lo que es difícil tiende a gravitar”, dijo Fields en una entrevista en su oficina en Chicago, donde ahora trabaja en seguros. “Me gusta desafiarme a mí mismo”.

Vestido con vaqueros y camisa abotonada, Fields todavía tiene una figura impresionante. Mide 6’3″, tiene el pelo corto, barba de leñador y unos penetrantes ojos grisáceos.

Cuando cumplió 20 años, jugaba en las ligas menores como defensor, apodado “ejecutor”. Su trabajo consistía en disuadir la agresión de los opositores mediante la intimidación física – incluso con absoluta violencia.

“He sido un luchador toda mi vida”, dijo Fields. “He pasado por el infierno y regresado muchas veces”.



Las luchas que Fields soportó en el hielo nunca pudieron prepararlo para luchar por su vida.

“He pasado por el infierno y vuelto muchas veces”
Al principio, los médicos le diagnosticaron leucemia mieloide aguda, pero luego descubrieron que era en realidad leucemia mieloide crónica en crisis de explosión, la forma más grave de CML. Puesto que Fields era un atleta y estaba en plena forma, los médicos adivinaron que había tenido el cáncer durante más de un año, pero no se dio cuenta de los síntomas.

Después de su diagnóstico, Fields pasó tres meses en cuarentena en una sala hermética de la UCI tan aislada que el personal del hospital y la familia tenían que pasar por dos puertas separadas para llegar a él.

Debido a una mucositis severa, una inflamación en la garganta, vomitaba sangre con frecuencia. Durante sus seis meses en el hospital, Fields fue sometido a 13 biopsias de médula ósea. Cada procedimiento implicaba perforar el coxis para aspirar la médula ósea mientras estaba despierto.

El mayor reto era mantener a Fields lo suficientemente bien para soportar el trasplante de médula ósea que necesitaba para sobrevivir. Resultó que su hermana, Jennifer, era una pareja perfecta.

Pero antes de poder realizar el trasplante, los médicos tenían que hacer que Fields remitiese, lo que significaba reducir el número de glóbulos blancos que propagaban la enfermedad.

Foto ilustrativa de las células cancerosas (Pixabay)

“Yo era neutropénico, no tenía mecanismos de defensa, así que algo tan pequeño como una sola mota de polvo que me entrara por la nariz podía haberme matado”, dijo Fields.

El Dr. Chadi Nabhan, oncólogo en el Advocate Lutheran General en Park Ridge, Illinois, que estaba tratando a Fields, sugirió Gleevec. En ese momento, el fármaco estaba todavía en ensayos clínicos para el tratamiento del tipo de enfermedad de Fields.

“Más de una década después, es bien sabido que se puede usar esta droga en todas las etapas de la LMC y que se puede utilizar combinada con quimioterapia”, dijo Nabhan, ahora director médico de Cardinal Health Specialty Solutions en Chicago. “En 2003, Gleevec no era de uso común, y no estaba reconocida oficialmente para la situación particular de Sam. Pero él tuvo exactamente el cambio cromosómico del que se hablaba con esta droga en particular”.

Fields decidió asumir el riesgo.

“Tenía dos opciones”, dijo Fields. “Podía rendirme o podía luchar, y no estaba dispuesto a rendirme. Si este es el único tiro que tengo, ¿por qué no intentarlo y morir antes que no intentarlo y morir?”

Acabó salvándole la vida.

“De no haber tenido Gleevec, realmente no creo que pudiéramos conseguir la remisión de Sam que necesitábamos para realizar el trasplante”, dijo Nabhan. “Es un componente importante de su historia de éxito”.

Fields dice que está eternamente agradecido a la droga que lo salvó. En 2015, el Fondo de Investigación del Cáncer de Israel lo convirtió en invitado de honor en su evento de gala en Chicago, un ejemplo vivo de la importancia de financiar la investigación científica sobre el cáncer en fase inicial.

Instituto Weizmann de Ciencias en Rehovot, Israel.

Como centro de la innovación científica y la investigación, Israel es un lugar ideal para realizar inversiones cruciales en la fase inicial de la investigación del cáncer, dicen los científicos que participan en la organización. Desde su fundación en 1975, el Fondo de Investigación del Cáncer de Israel ha gastado unos 60 millones de dólares en fondos para innumerables proyectos de investigación sobre el cáncer en Israel. Los fondos provienen en gran parte de donantes estadounidenses.

“Tenemos la oportunidad de cambiar todo el curso de la historia del cáncer”, dijo Heffler. “La investigación es muy costosa – tan cara que los gobiernos no pueden permitirse realmente invertir en ella lo suficiente. Ahí es donde entra la filantropía. Cuando la sociedad decide apoyar a los científicos que dedican años de su vida a la investigación, esto es lo que permite avances médicos”.

Aunque Fields está por lo general sano hoy, todavía sufre algunos efectos persistentes de su cáncer, tal como dolor crónico.

“No debería estar aquí hoy, pero estoy”, dijo. “Estoy agradecido por eso”.

Este artículo fue patrocinado y producido en colaboración con el Fondo de Investigación del Cáncer de Israel, que está comprometido con encontrar y financiar tratamientos y curas innovadoras para todas las formas de cáncer, aprovechando el talento único, la experiencia y los beneficios que Israel y sus científicos tienen que ofrecer.

Fuente: The Times of Israel – Traducción: Silvia Schnessel – © EnlaceJudíoMéxico

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook