sábado, 13 de mayo de 2017

Gobierno de Trump endurece penas por delitos relacionados con drogas

PUBLICIDAD






La DPA aseguró que los nuevos lineamientos constituyen un regreso a las políticas que convirtieron a EU en el país con mayor número de presos en el mundo.

              

El procurador de Estados Unidos, Jeff Sessions, instruyó a los fiscales federales a presentar los cargos que conlleven las penas más severas contra las personas acusadas de delitos relacionados con drogas, según un memorando difundido este viernes.

Los nuevos lineamientos representan el desmantelamiento de las políticas emitidas por el ex presidente Barack Obama, cuyo procurador general había instado a los fiscales a evitar las condenas excesivamente punitivas por delitos de drogas no violentos.

Organismos civiles alertaron que las nuevas políticas contra los enervantes emitidas por Sessions representan un regreso al “fallido experimento” de la guerra contra las drogas de la década de 1980 en Estados Unidos.

Indicaron que estas políticas serán “desastrosas” para las comunidades de color y para los inmigrantes, además de que, como quedó demostrado en el pasado, no reducirán el consumo de enervantes ni aumentarán la seguridad pública en Estados Unidos.

El director de la campaña por la justicia inteligente de la Unión Estadounidense para las Libertades Civiles (ACLU), Udi Ofer, expresó que el llamado de Sessions significa la repetición del “experimento fallido” conocido como la “guerra contra las drogas”.

Esa “guerra”, consideró Ofer, “ha devastado las vidas y los derechos de millones de estadounidenses, destrozando familias y comunidades y colocando a millones, en particular a afroamericanos y a otras personas de color, en un círculo vicioso de encarcelamiento”.

Ofer destacó que las sentencias innecesariamente largas e injustamente severas contra personas que no suponen un riesgo para la sociedad no han funcionado. En la actualidad, las tasas de crímenes en general se encuentran en niveles históricamente bajos en Estados Unidos.

Por su parte, Michael Collins, subdirector de asuntos nacionales de la Alianza para las Políticas sobre Drogas (DPA), alertó que la nueva política representa “un movimiento desastroso que aumentará la población carcelaria y exacerbará las disparidades raciales del sistema de justicia penal”.

Collins aseveró que las nuevas políticas “no harán nada para reducir el consumo de drogas o aumentar la seguridad pública”. Coincidió en que estos lineamientos llevan al país a la década de 1980 al escalar las políticas de la llamada guerra contra las drogas.

Por su parte, Anthony Papa, director de medios de la DPA, aseguró que los nuevos lineamientos constituyen un regreso a las políticas que convirtieron a Estados Unidos en el país con el mayor número de presos en el mundo.

La presión de Sessions para dictar prolongadas sentencias mínimas “destruirá a personas, familias y comunidades”, lamentó Papa.

Papa advirtió que estas medidas serán usadas por el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, para redoblar su persecución contra inmigrantes que no suponen ningún riesgo a la seguridad de Estados Unidos, pero que son arrestados por delitos menores relacionados por posesión de drogas. (NTMX)

Fuente: Aristegui Noticias

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook