martes, 30 de mayo de 2017

La administración de Trump se negó a celebrar la fiesta islámica de Ramadán.

PUBLICIDAD






Tillerson rechaza organizar cena en honor de Ramadán


Según fuentes de la administración Trump, en una aparente ruptura con una tradición bipartidista de casi dos décadas de duración, el secretario de Estado Rex Tillerson se ha negado a organizar un evento conmemorativo por el mes sagrado musulmán del Ramadán.

Los funcionarios dijeron que Tillerson rechazó una solicitud de la Oficina de Religión y Asuntos Globales del Departamento de Estado para dar una recepción para marcar el Eid al-Fitr, el fin del mes sagrado del Ramadán, que comenzó el sábado en muchos países.

Desde 1999, los cinco predecesores Republicanos y Demócratas de Tillerson han organizado una cena de Iftar para romper el ayuno durante el Ramadán, o una recepción de Eid al-Fitr al final de la celebración de un mes. Muchos puestos diplomáticos en el extranjero también organizan eventos durante el mes de ayuno y oración del Ramadán.

La Casa Blanca y el Departamento de Estado conmemoran otras tradiciones religiosas, incluyendo un Séder de Pésaj judío, así como fiestas navideñas y de Pascua. Pero el evento del Ramadán, al que acuden habitualmente miembros del Congreso, diplomáticos de países musulmanes, líderes de la comunidad musulmana y altos funcionarios estadounidenses, se ha convertido en un símbolo de los esfuerzos de los Estados Unidos por acercarse al mundo musulmán.

“Todavía estamos explorando posibles opciones para la observancia de Eid al-Fitr, que marca el final del mes de Ramadán”, dijo un portavoz del Departamento de Estado. “Se anima a los embajadores estadounidenses a celebrar el Ramadán a través de una variedad de actividades, que se celebran anualmente en misiones de todo el mundo”.

No está claro si la decisión de Tillerson de no planear un evento tiene que ver con los masivos recortes planeados por la administración. El viernes, Tillerson emitió una declaración para marcar el inicio del Ramadán, llamando a la fiesta “un mes de reverencia, generosidad y autorreflexión”.

“Lo que es más importante, es que la familia y los amigos se reúnen para dar caridad a los menos afortunados, esta ocasión nos recuerda todos los valores comunes de armonía y empatía que queremos fomentar”, añadió.

La declaración contrastó con la emitida por el presidente Donald Trump. Al tiempo que deseaba a los musulmanes un feliz Ramadán, el Presidente hizo referencia al ataque terrorista de esta semana en Manchester, Inglaterra, llamando al bombardeo en un concierto algo “directamente contrario al espíritu” de la fiesta. “En su esencia, el espíritu del Ramadán fortalece la conciencia de nuestra obligación común de rechazar la violencia, perseguir la paz y dar a los necesitados que sufren a causa de la pobreza o conflicto”, dijo Trump.

Grupos y defensores musulmanes han criticado a Trump, citando su retórica en la campaña electoral y su llamado a una vigilancia adicional de las mezquitas. Como presidente, ha intentado prohibir a los ciudadanos de varios países de mayoría musulmana viajar a Estados Unidos. Pero la semana pasada en Arabia Saudita, el presidente trató de dejar claro que Estados Unidos no se opone al Islam, haciendo una distinción entre la religión en su conjunto y sus seguidores violentos y extremistas. En una reunión con más de 50 líderes musulmanes, Trump describió la batalla contra los grupos terroristas como una “batalla entre el bien y el mal” e instó a los países de mayoría musulmana a redoblar sus propios esfuerzos en la lucha contra el terrorismo.

Fuente: CNN.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook