miércoles, 3 de mayo de 2017

Ministro de Cultura de Israel exigirá que las oficinas de la UNESCO en Jerusalén sean cerradas.

PUBLICIDAD






La ministra de Cultura y Deporte de Israel, Miri Regev, exigirá que las oficinas del organismo cultural de la ONU en Jerusalén sean cerradas tras una controversial resolución aprobada el martes que niega las demandas israelíes a Jerusalén.


Regev, del partido gobernante del Likud, presentará su demanda el miércoles en una reunión del gabinete, informó el canal 2 el martes, horas después de que la resolución sobre "Palestina ocupada" fuera presentada al Consejo Ejecutivo de la UNESCO por Argelia, Egipto, Líbano, Marruecos, Omán, Qatar y Sudán, y se refirió a Israel como la "potencia ocupante" al hablar de Jerusalén, indicando que no tiene vínculos legales o históricos con ninguna parte de la ciudad.

La resolución se aprobó con 22 votos a favor, 23 abstenciones, 10 en contra y representantes de tres países ausentes.

Regev dijo que Israel ha tenido soberanía en Jerusalén durante 50 años y que no había necesidad "de observadores de la talla de la ONU" en la capital israelí.

La UNESCO mantiene una oficina en la sede de la ONU en el barrio de Armon Hanatziv en Jerusalén, junto con la Organización de las Naciones Unidas para la Supervisión de la Tregua (ONUST) y el Coordinador Especial de las Naciones Unidas para el Proceso de Paz en Oriente Medio,.

El edificio fue arrendado a la ONU en 1967 para supervisar el cese al fuego entre Israel y sus vecinos árabes después de la Guerra de los Seis Días.

Regev dijo que el sitio debería ser reclamado por Israel y afirmó que se dirigiría al Ministerio de Relaciones Exteriores y a otras autoridades pertinentes para devolver [el complejo a] Armon Hanatziv [a Israel] para uso estatal ", el Canal 2 la citó Como diciendo.

Regev también se refirió a una petición reciente del movimiento de derecha Regavim, que ha afirmado que la ONU ha llevado a cabo trabajos de construcción no autorizados en el complejo en los últimos años. Ella calificó las acusaciones de "graves" y dijo que los detalles "deben ser verificados lo antes posible".

La petición fue presentada ante el Tribunal de Distrito de Jerusalén afirmó que la obra se llevó a cabo sin permisos de construcción de la Municipalidad de Jerusalén o la autorización del Estado de Israel.

Archivado a finales de marzo, Regavim afirma en la petición que "la ONU ha aprovechado su inmunidad mediante la realización de una serie de proyectos de construcción ilegal en el complejo en la propiedad que es propiedad del Estado".

Los proyectos de construcción ilegales dentro del complejo incluyen: cambios estructurales en un edificio histórico de la década de 1930, la construcción ilegal de un edificio de oficinas de varios pisos, la construcción de una instalación de almacenamiento ilegal y la instalación de una gasolinera ilegal para la ONU de Uso  personal ", escribió Regavim en un comunicado de prensa en su sitio web.

La resolución de la UNESCO del martes, a diferencia de las resoluciones anteriores, no se refiere al Monte del Templo sólo como Haram al-Sharif, o al Muro Occidental sólo como Plaza al-Burak, los nombres respectivos de los sitios musulmanes. De hecho, estos sitios no se mencionan en absoluto.

Con información de The Times of Israel

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook