jueves, 4 de mayo de 2017

Presidenta del Banco de Israel: “La globalización está en retirada”

PUBLICIDAD






La presidenta del Banco Central de Israel Karnit Flug, declaró en una conferencia del Instituto Aaron de Política Económica en el Centro Interdisciplinario de Herzlía que el entorno económico mundial de los últimos años, desde la crisis financiera mundial, se había convertido en un desafío para los responsables de la formulación de políticas en Israel, porque el comercio mundial estaba creciendo mucho más lentamente que antes y debido a la política monetaria ultra expansiva adoptada por algunos de los bancos centrales de los principales socios comerciales de Israel.


“Estas condiciones obviamente afectan a la política macroeconómica requerida en el corto plazo durante el ciclo económico. La no tan buena noticia es que, incluso a largo plazo, de acuerdo con muchas evaluaciones de diversos expertos, el crecimiento mundial, y más aún el comercio mundial, la variable económica mundial con mayor efecto sobre las exportaciones israelíes, seguirá siendo más moderado que en el pasado. Los diversos expertos no están de acuerdo tanto sobre la razón de la previsión pesimista como sobre la fuerza de la recesión, pero todas las evaluaciones señalan una caída significativa en comparación con los años anteriores a la crisis. Tomar medidas para incrementar la productividad israelí en el marco de la estrategia económica y abordar la calidad del capital humano es un elemento clave en esta estrategia”.

Flug explicó que el comercio mundial había crecido un promedio anual del 3% desde la crisis, menos de la mitad de la tasa de crecimiento en los años anteriores a la crisis. Según un análisis del Fondo Monetario Internacional (FMI), la disminución de la relación inversión / PIB es responsable del 75% de la desaceleración del comercio mundial.

“Al mismo tiempo, también se observa una desaceleración de la tendencia hacia las medidas destinadas a liberalizar el comercio, junto con medidas intensificadas para restringir el comercio internacional, lo que equivale a una cierta reversión de la tendencia a la globalización de las últimas décadas. Se produjeron cambios políticos que contribuyeron a una mayor desaceleración del comercio mundial, lo que resultó en un menor crecimiento de la demanda en los últimos años para las exportaciones israelíes que en el pasado”, afirmó.

“Junto con esto, el expansionismo monetario excepcional adoptado por algunos de los bancos centrales en los principales socios comerciales de Israel ha incluido tasas de interés bajas e incluso negativas y flexibilización cuantitativa, lo que ha dado como resultado que una cierta deuda pública se negocie con rendimientos negativos y ejerza presión sobre el shekel más allá de la presión derivada de las fuerzas económicas básicas causadas por el fuerte desempeño de la economía israelí, incluyendo el superávit de las cuentas corrientes, lo que ha supuesto una apreciación sustancial del tipo de cambio nominal efectivo de casi 20% desde 2012 y 11,5% en los dos últimos años, acompañado por el crecimiento de las exportaciones israelíes que está rezagado por la tasa de crecimiento del comercio mundial, lo que ha obligado al Banco Central de Israel a seguir una política de expansión monetaria, reflejada en el recorte de las tasas de interés. La tasa actual en el 0,1% durante más de dos años, combinada con compras en moneda extranjera destinadas a prevenir una apreciación excesiva. Esta política, sumada a una política presupuestaria bastante expansiva, ha contribuido a apoyar el retorno de la inflación a la meta de estabilidad de los precios y al crecimiento económico, liderado por el consumo privado en los últimos años, dada la debilidad de las exportaciones”.

A largo plazo, Flug dice que se espera que el ambiente global sea moderado y que se proyecte que el comercio mundial continúe creciendo a un ritmo modesto. “En este contexto, el aumento de la productividad laboral, un elemento clave en la capacidad para resistir la competencia internacional, es cada vez más importante y constituye una condición esencial para una tasa suficiente de crecimiento económico para reducir la brecha en el PIB per cápita entre nosotros y la mayoría países avanzados”, observó Flug.

Fuente: Aurora Israel

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook