domingo, 11 de junio de 2017

Aliza Vardi la científica que salvo a la industria de los cítricos del colapso en Israel.

PUBLICIDAD







Conozca a la científica israelí que salvó la industria de los cítricos del colapso


Casi desde el comienzo del sionismo, la industria cítrica fue uno de los símbolos más importantes de la agricultura en Israel y uno de los anclajes económicos del país. Por ejemplo, en la década de 1930 aproximadamente el 75% de las exportaciones de la Tierra de Israel eran cítricos, principalmente naranjas y pomelos. Con los años, la gloria disminuyó debido a los cambios económicos y sociales, y en la década de 1970 la industria cítrica se encontró en una profunda crisis. Uno de los responsables de su exitosa renovación fue la genetista Aliza Vardi.

Nacida en 1935, Vardi creció en Rishon Lezion. Durante su servicio militar fue ponente de opinión y continuó trabajando en el campo en la industria aeroespacial. Decidió cumplir su amor por las ciencias y estudió biología en la Universidad Hebrea. Se especializó en genética y su doctorado, bajo la supervisión del Prof. Daniel Zohari, se centró en la genética, y la evolución de los cultivos de trigo. Continuó su formación en el campo en la Universidad de Cambridge en el Reino Unido, y después de regresar en 1972, fue a trabajar en el Centro Volcani en Beit Dagan, que hoy es conocida como la organización de investigación agrícola.

En 1973, Vardi fue nombrada jefa de proyectos de mejora de cítricos en el Centro Volcani. Con la crisis cítrica cada vez más profunda, el instituto se dio cuenta de que necesitaba cambiar su enfoque hacia la innovación, y en la década de 1980 fue Vardi quien se encargó de desarrollar nuevas variedades de cítricos. Uno de los desafíos que enfrentaron los investigadores fue el desarrollo de variedades de frutas sin semillas, que eran populares en Europa.

Genetista Aliza Vardi. (Captura de pantalla de You Tube)

Para producir frutos sin semillas, necesitamos crear mutaciones en la planta joven, entonces tenemos que seleccionar las variedades correctas, cultivarlas y ver si se convierten en frutos sin semillas”, explica el Dr. Nir Carmi, que es el responsable de la mejora y el desarrollo de nuevas variedades de cítricos en la organización de investigación agrícola.

“El desarrollo de cítricos consume mucho tiempo y requiere mucha paciencia. Aliza Vardi tenía la paciencia y la capacidad para este trabajo minucioso. Con tenacidad, intuición y visión científica escogió las variedades correctas”.

Vardi continuó el trabajo del Prof. Pinkas Spiegel, que dirigió el equipo de mejora antes que ella, y se centró principalmente en el desarrollo de variedades de clementinas y mandarinas. Entre otras cosas, llevó al desarrollo de nuevas cepas Nova (comercializadas en el extranjero como Suntina), Ora, Shani, Merav, Rishon y Moore. La estrella de los nuevos desarrollos fue la cepa clementina “Or”, que se caracteriza por ser una fruta dulce y sabrosa que es muy fácil de pelar y no contiene casi semillas. Por no mencionar el hecho de que madura más tarde que otras variedades de clementinas, por lo que incluso en abril, cuando la temporada de cítricos está esencialmente acabada, todavía se puede recoger y vender o clementinas.

El desarrollo de Or se completó a principios de los años noventa y parecía ser un fracaso total. Aunque las clementinas eran sabrosas, los frutos no eran particularmente atractivos en apariencia y el rendimiento de los árboles era demasiado bajo para ser económicamente valioso para los agricultores. La solución al problema fue relativamente simple: una incisión en la corteza, que dejó más azúcares en la parte superior para lograr una mayor producción de fruta de mayor tamaño.

En los años noventa sólo unos pocos agricultores estaban cultivando la cepa Or, pero a principios de los años 2000, alentados por el Ministerio de Agricultura, muchos otros criadores se subieron a bordo y hubo un gran salto en el crecimiento. Hoy en día los huertos de Or se extienden por más de 20 hectáreas y las clementinas dulces se exportan a muchos países, especialmente en Europa occidental, pero también en América del Norte, Rusia e incluso Japón.

En 2014, los ingresos de exportación de Or llegaron a 350 millones de NSI al año – más de un tercio de los ingresos totales de exportación de cítricos procedentes de Israel.

“SI NO fuera por Or, la industria de cítricos israelí estaría condenada. Or salvó la industria de los cítricos y gran parte de ella se acredita a Vardi”, dice Carmi. “Había quienes la acosaban y no estaban de acuerdo con ella, pero ella no se dio por vencido, y sufrió mucho por esto. No fue fácil introducir la especie, pero ella insistió y al final recibió el reconocimiento de que estaba en lo cierto”.

Vardi contribuyó a muchas mejoras en el proceso de mutagénesis que creó variedades con las características más deseadas.

“Utilizó técnicas existentes e integró otras nuevas”, dice Carmi. “También descubrió el mecanismo de la herencia para la falta de semilla, que en su tiempo era muy difícil de explorar y desarrollar.

Sin embargo, se las arregló para descubrir que probablemente hay un solo gen responsable de ello, y usando la tecnología que tenemos hoy, continuamos su trabajo para desarrollar de manera eficiente nuevas variedades que están libres de semillas”.

En 1998 Vardi fue nombrada directora de mejora y genética de árboles frutales. Se retiró en 2001, poco antes del gran éxito de Or. Ganó un premio por investigador destacado concedido por el Consejo de la planta, y en 2011 recibió el premio Kent por investigación agrícola innovadora. Murió de cáncer en 2014.

“Aliza era una mujer extraordinaria. Fue un placer trabajar con ella”, escribieron sus colegas en su panegírico. “Incluso en su última década como jubilada, se interesaba y era feliz de ayudar dando consejos desde su vasta experiencia”.

Carmi dice que merece más reconocimiento del que recibió. “Me habría encantado que recibiera el Premio Israel. Hizo una tremenda contribución a la industria de los cítricos”.

Aun sin el premio, sus colegas han mostrado su respeto por su contribución al desarrollo de muchas variedades de cítricos, dando el nombre de “Aliza” a una cepa de pomelo – un híbrido de pomelo y las mandarinas Ora, que producen fruta dulce del tamaño de un pomelo. No tienen semillas y son fáciles de pelar, por no mencionar muy sabrosas.

Por otra parte, “Aliza” es segura para ingerir por quienes están tomando drogas para bajar los niveles de colesterol. Los pomelos contienen furanocumarinas, que interrumpen la actividad de la enzima responsable de romper estos fármacos. Sin romper estos medicamentos, su nivel aumentado puede ser tóxico para el paciente.

“Vardi comenzó a desarrollar esta cepa y yo he continuado su trabajo”, dice Carmi, “así que decidimos darle su nombre. Tal vez este sea el pomelo del futuro”.

Fuente: The Jerusalem Post – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook