jueves, 8 de junio de 2017

Legislativos estadounidenses e israelíes celebraron el jubileo de la reunificación de Jerusalén

PUBLICIDAD








La Knesset y el Congreso de EE.UU. celebran el jubileo de la reunificación de Jerusalén


La Knesset y el Congreso de Estados Unidos realizaron una videoconferencia el miércoles para celebrar simultáneamente el 50 aniversario de la reunificación de Jerusalén.

El presidente de la Knesset, Yuli Edelstein, pidió a Washington declarar a Jerusalén “la capital oficial e incuestionable del Estado de Israel”, subrayando que bajo la soberanía israelí los sitios sagrados están protegidos para el uso de todos los adoradores.

“Por lo tanto, invito al gobierno estadounidense: sigan el ejemplo de la Cámara y el Senado. Reconozcan a Jerusalén como la capital oficial e incuestionable del Estado de Israel. Trasladen su embajada a nuestra capital,” dijo a los legisladores estadounidenses.

Edelstein también pidió continuar el apoyo bipartidista de Estados Unidos para una Jerusalén unificada”.

Sus comentarios se producen menos de una semana después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, rompió su promesa de campaña al firmar una renuncia que retrasa el mandato del Congreso para trasladar la embajada estadounidense a Jerusalén. Al anunciar la decisión, la Casa Blanca señaló que Trump quería “maximizar las posibilidades de negociar un acuerdo entre Israel y los palestinos,” que él llama “el trato final”.

El primer ministro Benjamín Netanyahu y Edelstein hablaron desde Jerusalén, mientras que el presidente de la Cámara, Paul Ryan, se dirigió a la Knesset desde Washington, en una sesión dirigida por el embajador de Israel en Estados Unidos, Ron Dermer, días después de que el Senado estadounidense aprobara por unanimidad una resolución afirmando que “Jerusalén debe seguir siendo la capital indivisible de Israel en la que se protegen los derechos de todos los grupos étnicos y religiosos”.

Netanyahu recordó la Guerra de los Seis Días y la ciudad antes y después de su reunificación: “Es un placer dirigirme a ustedes desde Jerusalén, la capital eterna e indivisible del Estado de Israel”, dijo, en respuesta a fuertes aplausos.

“¿Por qué digo que Jerusalén nunca se dividirá de nuevo? Porque recuerdo lo que era cuando estaba dividida,” dijo el primer ministro. “Era una ciudad herida, dividida, que no tenía futuro”.

“Volvimos. Unimos la ciudad … Y luego hicimos dos grandes cosas. Nos aseguramos de que Jerusalén fuese una ciudad libre para todos. Sin Israel, la ciudad caería en una horrible violencia sectaria,” continuó.

Fuente: Enlace Judio

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

deja tu comentario aqui

Unete Facebook